Pompeo advierte en Portugal del «riesgo» que entrañan las inversiones chinas

// AFP

Pompeo advierte en Portugal del «riesgo» que entrañan las inversiones chinas


El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, advirtió del «riesgo» ligado a las inversiones chinas durante una visita este jueves a Portugal, en un país abierto a las empresas chinas, como el gigante de las telecomunicaciones Huawei.

«Hablamos largo y tendido sobre el riesgo ligado al despliegue del 5G en redes que no son fiables», declaró el secretario de Estado estadounidense en una rueda de prensa conjunta en Lisboa con su homólogo portugués, Augusto Santos Silva.

«Todos debemos evaluar los riesgos relacionados con las inversiones chinas en sectores estratégicos y sensibles», precisó.

En plena guerra comercial entre China y Estados Unidos, la administración Trump incluyó a Huawei en una lista de empresas sospechosas a las que prohibió vender equipos tecnológicos, ante el temor de que Pekín los use con fines de espionaje.

«Queremos asegurarnos de que el impulso económico chino nunca se utilice para reprimir las voces democráticas en cualquier parte del mundo… en Portugal, en Europa o en Estados Unidos», afirmó Pompeo.

El ministro de Relaciones Exteriores portugués aprovechó la ocasión para invitar a las empresas estadounidenses a responder a los concursos de licitaciones lanzado a mediados de octubre para una ampliación del puerto de Sines (suroeste). Esto también podría interesar a China, en el marco de su proyecto de las «Nuevas rutas de la seda», al que Portugal se adhirió.

«Por supuesto, estamos al corriente de lo que ocurre en su puerto», comentó Pompeo. Por Sines llega alrededor del 20% del gas de esquisto estadounidense de Europa.

Respecto al despliegue del 5G, la quinta generación de internet móvil, Santos Silva aseguró que Lisboa está trabajando con las instancias europeas para evaluar «todos los riesgos y vulnerabilidades».

Golpeado por la crisis de la deuda en 2011, Portugal permitió que varios actores importantes de su economía, como el grupo Energias de Portugal (EDP), el primer banco privado BCP, la principal aseguradora Fidelidade o el gestor de la red eléctrica REN, abrieran su capital a las inversiones chinas.

Te podría interesar también