Plebiscito de Colombia deja una lección sobre el diálogo para Venezuela

// Freddy Campos @frecam


Tras la cerrada victoria del «No» en el plebiscito que buscaba ratificar el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC surgen múltiples lecturas que dejan consigo implicaciones para Venezuela. 

El mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, reconoció los resultados, en el que ganó el No con 50.22% frente al 49.77% del Sí, e indicó que como jefe de Estado responderá a las inquietudes y necesidades de aquellos que votaron por ambas opciones.

Hasta el momento las FARC han ratificado que mantienen su voluntad de paz «y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro», mientras que Santos ha abierto los canales del diálogo con la oposición encabezada por el ex presidente Álvaro Uribe y éste a su vez se muestra dispuesto a impulsar cambios al tratado de paz tal como ha sido presentado. 

Lectura recomendada: Colombia rechaza en plebiscito acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC

Pero, ¿qué puede observar Venezuela al mirarse en el espejo de los resultados electorales que se registraron este domingo tras la frontera?

Para el politólogo Ricardo Sucre, la lección principal radica en la necesidad de que los procesos de diálogo se lleven a cabo bajo «una infraestructura de anclaje muy sólido, un diálogo muy bien pensado sobre todo en su diseño». 

«Pareciera que en Colombia el proceso tuvo algunos puntos débiles sobre el cual el NO hizo énfasis, como el tema de la impunidad y eso me hace pensar que quizás para Venezuela un diálogo no es un proceso tan fácil como se cree».

Advierte que en todo proceso de diálogo se presentan posiciones y objetivos tras los cuales hay intereses que no siempre están visibles. 

ricardosucre

Ejemplifica que el diálogo no consiste simplemente en que figuras de gobierno y oposición se digan cosas en cadena bajo un modelo más bien de «catársis», sino que debe ir mucho más allá. 

Subraya además acerca de la puesta en evidencia de una «fractura» en Colombia evidenciada por la alta abstención que parece haber surgido de una especie de «conformismo» en la población. 

«Mucha gente quiere cerrar ese conflicto y tal vez la propuesta de Santos no le gustó, pero tampoco la propuesta de Uribe frente a una decision que tenías que tomar sin poder resolver el dilema moral», explica Sucre. 

Lectura recomendada: Ecuador continuará apoyando a Colombia para lograr la paz

Agrega que la «paz de Santos» no generaba confianza en ciertos sectores, pero al mismo tiempo la «justicia» de Uribe hacía pensar en épocas de mayor conflicto que podían llegar a reabrirse. 

Desde el punto de vista estratégico, ahonda en la falsa percepción de que las mayorías simplemente se imponen, como se pensaba que ocurriría con el «Sí», mientras que las minorías intentan evitar esa imposición. A su juicio, la realidad es mucho más compleja que esta clase de razonamiento. 

En Colombia se presentó «una abstención silenciosa que dice mucho, y pudiéramos reflejarnos ahí», en el momento actual venezolano, concluye. 

Te podría interesar también