Onix, la criptomoneda hecha en Venezuela que se expande por el mundo

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Onix, la criptomoneda hecha en Venezuela que se expande por el mundo



Las criptomonedas saltaron de foros de entusiastas de tecnología a las primeras páginas de los principales diarios de información económica del mundo. Desde personas comunes y corrientes hasta gigantes bancos de inversión que mueven miles de millones de dólares, tienen su atención en este fenómeno que está dando un giro a la forma en que concebimos, usamos y movilizamos el dinero.

Algunos lo ven como una nueva fiebre del oro, con minería incluida, calificación que no rechazan sus promotores, porque consideran que a diferencia de grupos que van en busca de un metal en zonas inhóspitas, se ven como innovadores que quieren devolver a todos el poder de manejar sus recursos sin intermediarios.

En Venezuela surgió una de estas criptomonedas. Se llama onix coin y es creación de un equipo integrado por Ángel Salazar, Pablo Pérez, José Cortéz y Ángel Bejarano. Vio la luz en mayo de este año y actualmente hay más de 27,5 millones de piezas en el mercado, 2.000 mineros en varias partes del mundo dando vida a la red y un valor de mercado total en unos $12,8 millones.

Banca y Negocios conversó en exclusiva para nuestro informe privado con Ángel Salazar, fundador y CEO, de Onix Corp, la empresa que promueve el ecosistema para onix, la primer criptomoneda venezolana. A continuación les presentamos un extracto de la entrevista.

Salazar comenta que tras colocar el proyecto en el foro BitcoinTalk, donde se anuncian este tipo de iniciativa, comenzó a surgir interés en varias partes del mundo. El primer minero extranjero fue un rumano. Ahora cuentan con desarrolladores en lugares tan distantes como China, Vietnam o Rusia y también en América Latina. Pero el foco de ónix está en Venezuela. Se puede comprar en bolívares desde su página web y se puede cambiar a bitcoins y luego a cualquier otra moneda.

¿A qué se debe el auge de las criptomonedas?

El auge es debido a que resuelven un problema a través de la tecnología. El sector financiero tradicional se maneja a través de una red, pero para poder moverse de un punto a otro tienen que pasar por una red bancaria. Si yo tengo un banco y usted tiene otro yo tengo que decirle a mi banco que haga un cambio de debe y haber en la base de datos. Es un sistema automático. Así funciona la banca y si quiero hacer eso a nivel internacional entonces empieza a moverse el dinero por diversos bancos.

Con una red blockchain yo puedo enviarle dinero a usted directamente de mi celular a su celular. Además, las criptomonedas le quitan algo muy fuerte a los bancos que es la capacidad generar dinero de deuda, en específico, le quitan al poder al banco de generar dinero de deuda porque la emisión es través de los mineros.

¿Cómo es ese proceso de minería?

Cada minero tiene una computadora corriendo el protocolo onix dentro de la red. Cuando yo quiero hacer una transacción, tengo una llave privada y una pública (que se obtiene descargando la billetera de ónix en su página) que funciona como direcciones de pago. Cuando yo solicito cambiar mi balance a nombre de otra personas, porque quiero que este onix pase a nombre de esa dirección, varios mineros validan que este onix se corresponda a esa llave privada y varios validan la información y si es positivo, se autoriza el cambio de balance. Todo de manera automática. Todos los nodos de la red guardan una copia de esa transacción y llevan el registro de todas las transacciones que se hicieron en la red desde la primera vez. Cada miembro voluntario de la red guarda una copia completa de la base de datos.

Bitcoin y ónix se minan con equipos diferentes y los algoritmos de minado son diferentes, era más sencillo pero los chinos desarrollaron un equipo más especializado, antes se podía minar con una PC en casa, pero hay otra, por dash, pero es más rentable minar ónix que dash, lo cual la está haciendo famosa.

¿Quién es el dueño de onix?

En realidad ninguna criptomeda tiene dueño. Mi negocio es hacer crecer la comunidad, nosotros tenemos un lote de onix pequeño que nosotros apartamos, que es nuestro patrimonio. Lo que estamos haciendo es procurar que crezca, estoy construyendo mi propia economía.

El minero entonces obtiene las monedas por tener su máquina conectada a la red.

Ellos le dan soporte a la red. El minero invierte en un equipo especializado, en internet, en electricidad. El minero compró el equipo que cuesta unos $4.000 para trabajar en la red ónix. Además, tiene que pagar mantenimiento, aire acondicionado, etc. Cada nueva moneda se genera a través de la minería, por ejemplo que genere mil ónix al mes, eso se lo paga la red, luego esas monedas se cotizan en el mercado, es un pago a cargo de un servicio.

El minero emite las nuevas monedas y las vende, es como una mina de oro, los mineros por su trabajo descubren las nuevas monedas y son los que las venden la primera vez, allí es donde se convierte en un bien transable, como hay un mercado que le da valor, te pagan por eso.

 

Para conocer más sobre este tema, así como otros contenidos de interés estratégico consulte  nuestro producto Informe Privado. Un reporte semanal con los análisis y recomendaciones estratégicas que requieren las empresas para desenvolverse en el entorno venezolano y global. Suscríbase para tener acceso completo a este producto exclusivo de Aristimuño Herrera & Asociados.

Te podría interesar también