Morgan Stanley: El Brexit no descarrilará la expansión global

// conomiahoy.mx


Dos semanas han pasado ya desde que se dieron a conocer los resultados del referéndum británico a favor del Brexit. Desde entonces, el Dow Jones acumula una rentabilidad del 0,4% mientras que el S&P 500 cede un 0,8% o el Nasdaq Compuesto ha borrado un 0,9%. Cifras que se alejan de un cataclismo bursátil y que hacen mantener la calma entre los invasores y gestores estadounidenses.

«Vimos un reacción instintiva de los mercados a finales del mes pasado con un rally posterior de alivio aunque la volatilidad va a continuar ya que el mercado tendrá que seguir digiriendo información sobre este proceso», explica Peter Knowles, estratega y gestor de The Gibbons Group en Morgan Stanley. A la espera de conocer quién ocupara el lugar del primer ministro británico, David Cameron, quien presentó su dimisión tras conocerse el resultado del referéndum, y cuándo se activará oficialmente el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, la volatilidad será la compañera de viaje para los inversores de aquí a finales de año.

Desde Morgan Stanley consideran que el futuro del ciclo económico dependerá de forma crítica en las divisas. Su directora de inversión y estrategias de gestión, Lisa Shalett, estima que, por un lado, «la devaluación de la libra mejora las exportaciones y genera incentivos para los turistas». «Si el reajuste de la divisa con el euro, el yen, el dólar o el renminbi se lleva a cabo de forma gradual, esto apoyaría nuestra tesis de un reequilibrio global», señala. «Sin embargo, si el euro se disparase, en base a una baja demanda y un escenario deflacionista, la rentabilidad real podría subir y frenar la recuperación», avisa.

Dicho esto, este no parece el escenario base que cotejan en Morgan Stanley, donde estiman que un Brexit reducirá en 0,3% el crecimiento mundial, en un 0,5% la economía de la eurozona y en un 1% la economía británica. «Nada que suponga un desastre y vaya a descarrilar la expansión global», incide Knowles, quien añade que este es un buen momento para volver a centrar la atención en la economía estadounidense, donde las cifras de consumo, crédito y confianza han mejorado durante el último mes.

Durante la jornada del jueves, conocimos como el sector privado de EEUU generó en junio un total de 172.000 empleos mientras que las solicitudes semanales de subsidio por desempleo cayeron la semana pasada en 16.000 peticiones hasta un total de 254.000. Todas las miras están puestas ahora en el dato oficial de junio que se publicará el viernes. El dato de mayo, cuando sólo se generaron 38.000 empleos, cayó como un jarro de agua fría, tanto para el mercado como para la propia Reserva Federal. Sin embargo, en dicha ocasión, las cifras se vieron distorsionadas por la huelga de trabajadores de Verizon, que llegó a borrar más de 35.000 empleos.

En estos momentos se espera que cuando más se acerque el dato de empleo de junio a los 200.000 empleos, mejor será la reacción del mercado. También podríamos ver una subida de un par de décimas en la tasa de paro, actualmente en el 4,7%, una situación que estaría provocada por el incremento en la fuerza laboral y el aumento de aquellos individuos en búsqueda activa de empleo. Un buen número de empleo en junio podría volver a poner sobre la mesa la posibilidad de una subida de tipos de interés en algún momento de este año, pese a que el consenso del mercado retrase esta posibilidad más allá incluso de 2017.

Knowles considera que «el crecimiento sigue intacto» aunque recomienda aprovechar este momento para revisar las carteras. «Estamos utilizando los rallys de alivio para reducir nuestra exposición en activos no estadounidenses», reconoce al mismo tiempo que recomienda no dejarse llevar por el pánico. «Es momento de determinar qué activos se han visto menos afectados y cuáles se han beneficiado del último rally».

Te podría interesar también