Los nuevos gigantes del entretenimiento van a la guerra

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Los nuevos gigantes del entretenimiento van a la guerra



Durante más de una década Netflix se consolidó como el rey absoluto del streaming. Amazon Prime Video y Hulu se unieron a la batalla hace unos años. Pero hoy el escenario está a punto de cambiar, indica un reporte de Gestión.

En noviembre próximo, Apple y Disney lanzarán sus nuevas plataformas. Mientras, otros estudios como Warner y Universal ya cocinan sus propias opciones.

Así el panorama, conviene preguntarse, ¿cómo quedará el escenario en esta batalla por los contenidos digitales?

Queda claro que el rival a vencer es Netflix. Si bien la compañía de Reed Hastings no se cansa de ganar suscriptores, la competencia no se quedará atrás. En todo caso, el abanico de opciones a un precio accesible parece haber quedado en el pasado.

Netflix se constituyó como una alternativa al alquiler de películas y a la televisión por cable. El precio era bajo, pero lentamente fue subiendo hasta llegar a los 12,99 dólares para su plan estándar en Estados Unidos.

Amazon Prime Video ofrece un precio de entrada de 8,99 dólares para el mercado estadounidense. Hulu, por su parte, cuesta 12 dólares.

Según The Wall Street Journal, el próximo año, con todos los servicios de streaming activos, un usuario común tendría que pagar 70 dólares mensuales para acceder al catálogo completo. Un precio mucho más elevado que cualquier servicio tradicional de cable. En América Latina, el escenario no será muy diferente.

No es secreto que uno de los frentes de batalla en esta guerra del streaming son los contenidos exclusivos. Todo el mundo quiere en su plataforma el próximo Stranger Things / La Casa de Papel. Pero con la entrada de nuevos jugadores a la vuelta de la esquina, no hay tiempo para producir, grabar, estrenar y rezar para que esta nueva serie sea un éxito.

La gente se decidirá por una empresa u otra. Muy pocos van a pagar por todas las suscripciones, y el mercado se fragmentará mucho más, lo que no es beneficioso para algunos actores con menos catálogo disponible.

Resultará muy complicado ganarle a Disney en el terreno familiar e infantil, y menos con los blockbusters. Lo que ha hecho Netflix por ejemplo, es apostar por la comedia.

Solo en las últimas semanas las empresas de entretenimiento han gastado más de 2.000 millones de dólares en derechos para transmitir sitcoms clásicas como Friends (WarnerMedia), The Office (NBCUniversal) o Seinfeld (Netflix).

Netflix ha recibido muchos golpes desde que la competencia comenzó a animarse por su propia plataforma. Sobre todo en el terreno de las sitcoms, donde ha perdido a How I Met Your MotherThe Office, Friends y más. De hecho, esta última se mudará pronto, junto con The Big Bang Theory, al servicio de Warner: HBO Max, que pagó alrededor de 1.000 millones de dólares por ambas series.

La respuesta de Netflix fue comprar los derechos de Seinfeld por 500 millones. ¿Será suficiente?

Lea completa la nota de Gestión aquí

Te podría interesar también