Los escenarios para Venezuela si no se recupera el precio del petróleo

// César Aristimuño


A pesar de recientes señales recuperación en los precios petroleros, que llevaron brevemente el barril criollo por encima de 40 dólares, el crudo no ha logrado superar la tendencia bajista que se ha venido acentuando en el tiempo.

Desde un precio promedio de 88,42 dólares en 2014, el valor del crudo se derrumbó hasta US$ 44,65 para 2015. La caída no se detiene, y en lo transcurrido de 2016, el marcador se ubica en un promedio de 32,79 dólares por barril.

Ante esta dura realidad, con una dependencia de las exportaciones petroleras en más de 96% del total de ingresos en divisas -y un progresivo declive igualmente en la cifra de producción de crudo por parte de Pdvsa- las autoridades han apostado a un fuerte plan de reducción de importaciones.

Pese a haber recortado casi 20 millardos de dólares con respecto al nivel de importaciones registrado en 2015, las cuentas todavía muestran notables dificultades para lograr un equilibrio macroeconómico. Y aunque no se dispone de información oficial sobre el comportamiento de la balanza de pagos en los meses transcurridos de este año -con alta preocupación por la balanza comercial, resultante de la diferencia entre exportaciones e importaciones-, todo apunta a una situación altamente deficitaria.

Revisando las cifras fundamentales que el consenso arroja sobre el país para el cierre del año, se estima que la contracción del PIB estará por el orden de 10%, con el peor desempeño económico en el planeta, aunado a una inflación superior a 700% y sin perspectivas de recuperación en cuanto a los ingresos por factura petrolera, como vimos anteriormente.

Se debe considerar también una nueva disparada en el financiamiento del Banco Central de Venezuela a Pdvsa, que sumó 364,41 millardos de bolívares tan solo en el mes de julio, anticipando una nueva escalada de precios y el retorno de las presiones cambiarias, entre otros efectos.

Por todo lo mencionado, estamos quizás en un momento límite para considerar las alternativas de maniobra que restan si no ocurre la esperada recuperación del petróleo, como todo parece indicar.

Pdvsa ha venido manejando la posibilidad de un canje de bonos por títulos con vencimiento más lejano, a un precio importante, pero esta alternativa también parece estar enfrentando problemas operativos.

Se debe tener en cuenta que estos fenómenos se presentan en un ambiente de elevada conflictividad política, que alimenta la incertidumbre y eleva aún más la percepción de riesgo, por lo que no es descartable prácticamente ningún escenario de cara a los próximos meses y la toma de decisiones será crítica en lo inmediato.

Te podría interesar también