Hay una razón más por la que los bancos deberían temer a empresas como Amazon: un nuevo estudio muestra que los consumidores están ansiosos por ver a los titanes de la tecnología incursionar en las finanzas. Cerca de 60% de los clientes bancarios de Estados Unidos están dispuestos a probar un producto financiero ofrecido por empresas de tecnología que ya usen, según una encuesta realizada por la consultora Bain & Co.

Alrededor del 73% de las personas de entre 18 y 34 años dijeron que probarían una tarjeta de crédito, cuenta corriente, inversión o hipoteca de una empresa de tecnología. “Están diciendo que si ofreces una experiencia tan simple y sencilla como mi experiencia de compra en Amazon, estoy listo para hacerlo ahora”, dijo en una entrevista Gerard du Toit, socio de Bain y coautor del informe.

“Ya hemos visto esto en China, donde es común que la gente haga muchas de sus actividades bancarias a través de WeChat y Alipay y actores de ese tipo”, agregó.

El estudio de Bain se basó en una encuesta realizada a 133.171 personas en 22 países. Más de 80% de los encuestados que viven en India y China dijeron que están dispuestos a probar nuevas ofertas financieras de compañías de tecnología, más del doble de la aceptación en Francia, que se clasificó como la más reticente.

Aunque los gigantes tecnológicos como Amazon, Google de Alphabet y Facebook ya se están expandiendo en Estados Unidos hacia áreas como pagos o préstamos, no están recibiendo depósitos, porque las leyes impiden que combinen empresas comerciales con bancos.

En lugar de eso, según predice du Toit, los prestamistas crearían los productos financieros y los gigantes tecnológicos servirían como canales de distribución y servicio. En otras palabras, lo que Amazon ya hace con bienes de consumo. Amazon no tendría que pagar para atraer a los clientes, porque ya tiene millones, podría darse el lujo de establecer cuentas digitales sin “todas las molestas tarifas y los saldos mínimos relativamente altos” que los prestamistas imponen, señaló du Toit.

Este es un tema donde la confianza es clave y las tecnológicas llevan ventaja. Cuando a los encuestados del estudio se les pidió que clasificaran la confiabilidad de las instituciones financieras y tecnológicas, normalmente indicaron en primer lugar a los bancos, seguidos de PayPal Holdings y Amazon. Apple, Google y Microsoft ocuparon los siguientes lugares, superando a las redes sociales.

“Es solo cuestión de tiempo que veamos a los grandes actores de la tecnología incursionar en la banca minorista en Estados Unidos”, dijo du Toit. “Verán una batalla darwiniana entre bancos y empresas de tecnología y algunas combinaciones sorprendentes sobre cómo llegar al mercado”, agregó.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización