La tecnología blockchain no salvará a Venezuela

// Matt Levine / Bloomberg

La tecnología blockchain no salvará a Venezuela



No sé por qué la criptomoneda petro de Venezuela me molesta tanto. En parte, se suponía que la promesa de las criptomonedas era una descentralización sin confianza: confías en la cosa debido a certezas objetivas integradas en su código de fuente abierta, no porque alguna autoridad te lo indique. Mientras tanto, el petro es todo lo contrario. Por un lado, no puedes confiar en el código; de hecho, el gobierno de Venezuela ni siquiera puede aclarar su historia sobre qué tipo de código es.

Los inversores deberán pasar por alto la confusión sobre cómo funcionará la moneda. El libro blanco dice que el petro está construido en la red ethereum, mientras que la guía del usuario que el gobierno publicó dice que está en la red de nem.

También es irritante que se supone que esta criptomoneda «promueve el bienestar, acercando el poder a la gente», pero no se puede comprar con bolívares venezolanos. Las razones para esto son obvias: el petro no es una moneda, cripto o de otra manera, sino una forma de aumentar las divisas duras externamente ahora que Venezuela no puede acceder a los mercados internacionales de deuda debido a las sanciones. Entonces, el petro es solo una manera de ocultar la nueva deuda internacional detrás de una pantalla delgada de blockchain (los administradores de sanciones de los Estados Unidos, debo señalar, no se dejaron engañar).

Además, sigo leyendo que el petro es una criptomoneda que está «respaldada por petróleo». ¿Qué significa eso? Antes que nada: significa que debes confiar en que el gobierno de Venezuela intercambie petróleo por petros. Hay esfuerzos para construir monedas descentralizadas, pero en su mayor parte requieren de que alguien la mantenga. Obviamente, el petro no da una garantía en ningún petróleo. Entonces, el petro es deuda no asegurada indexada por petróleo de un gobierno que está cayendo en default y que ha sido excluida de los mercados internacionales de deuda.

¡Pero es peor que eso! Venezuela ni siquiera promete darle petróleo. La garantía en crudo es solo esto:

«La República Bolivariana de Venezuela garantiza que aceptará petros como forma de pago de impuestos nacionales, aranceles, contribuciones y servicios públicos, tomando como referencia el precio del barril de la canasta venezolana del día anterior con un descuento porcentual de Dv».

Imagínese que alguien le dijo, sin usar palabras como «crypto» o «blockchain», que Venezuela estaba planeando emitir una deuda no garantizada de cupón cero perpetuo que podría usarse para pagar impuestos en Venezuela a una tasa de interés vinculada al precio del petróleo, pero que los venezolanos no podrían comprar esa deuda. Creo que sería bastante claro que no hay ningún caso de uso para esa deuda. Los venezolanos que podrían usar la deuda para pagar impuestos no pueden comprarla con sus bolívares. Los extranjeros que pueden comprarlo no obtendrán nada de eso: no paga intereses y no puede canjearse por dinero en efectivo. Es simplemente una broma, un producto para nadie. ¡Pero si agrega «en el blockchain»! entonces eso de alguna manera oscurece toda la economía real del producto.

 

Tomado de Bloomberg

Te podría interesar también