La reducción del efectivo y el uso del dinero electrónico: ¿Cambio de paradigmas?

// Por: Elizabeth Ostos/@ElizabethOstos

La reducción del efectivo y el uso del dinero electrónico: ¿Cambio de paradigmas?


Con el desarrollo de las tecnologías de la información en una sociedad cada vez más dependiente de la informática, organizaciones internacionales financieras proponen la paulatina sustitución del dinero en efectivo por las transacciones electrónicas como método de pago en pequeñas y grandes operaciones.

La secretaría general de la Federación Latinoamericana de Bancos- Felaban- divulgó un informe, elaborado en febrero pasado, en donde se hacen propuestas sobre cómo reducir el efectivo en la región. Este se basa en tres puntos fundamentales: la política monetaria que desarrollen las autoridades de un país, la actividad de la intermediación financiera, el grado de formalidad de la economía y los hábitos del público.

El informe señala que en estos momentos hay un enorme desafío en la implementación del medio de pago electrónico en el Continente debido a que el uso del efectivo tiene una tendencia creciente en los Estados Unidos. Y no solamente eso pasa en la economía más importante del mundo. De acuerdo con un cálculo hecho por Felaban el efectivo crece a una tasa del 10% anual en promedio en América Latina”.

Pese a esas cifras, esta entidad privada advierte que en pleno siglo XXI no hay que aislarse u obviar el ecosistema digital, “en el cual existen acceso a internet, uso de celulares, infraestructura digital, seguridad, estaciones físicas, grado de compromiso del gobierno, leyes adecuadas, uso del comercio electrónico entre muchas otras variables para evaluar si un país está preparado para el uso de pagos de manera masiva bajo formatos y medios de naturaleza digital”.

El documento revela que antes de proponer la sustitución de efectivo tiene que ver con cómo están dotados los países de infraestructura física de emisión de dinero en efectivo. “Zonas en el mundo como el África Subsahariana y Latinoamérica muestran costos muy altos para mantener cajeros electrónicos, dados los retos de la infraestructura física disponible. Los costos para el consumidor resultan grandes en países como Indonesia, Nigeria y Estados Unidos. Por el contrario, en los países escandinavos la inmensa capacidad instalada de infraestructura, calidad, uso de celulares y ancho de banda del internet permiten costos relativamente menores”, dice Felaban.

Estos son factores en cuenta para dar el paso de migrar pagos en cash a los electrónicos. Los defensores de esta política han advertido que el principal beneficio que aporta la reducción del efectivo es la reducción de la evasión fiscal.

También menciona que un uso generalizado de las transacciones electrónicas en una economía ampliaría los grados de libertad de la política monetaria en tiempos de recesión económica. “Esto porque permitiría con mayor facilidad el uso de tasas de interés negativas en tiempos excepcionalmente difíciles”, advierte el documento.

Felaban cita al economista estadounidense Kenneth Rogoff quien señala en su libro “The Curse of Cash” tres razones por las cuales debe reducirse el efectivo en una economía moderna:

. Disminuiría la evasión de impuestos. El también profesor de la Universidad de Harvard sostiene que la recaudación de impuestos subiría, en Estados Unidos, entre 10 y 15%.

. Se resta margen de acción a actividades ilegales y se pondría un importante freno al lavado de activos.

. El problema de la migración legal en los Estados unidos encontraría un desincentivo con la eliminación del efectivo. Los empleadores no podrían pagar a los ilegales salarios injustos bajo un único sistema formal de pagos electrónicos. “eso sería más útil que construir grandes muros en las fronteras”, advierteRogoff.

El economista propone eliminar los billetes de alta denominación, “dado que esos son los preferidos por organizaciones ilegales y criminales”, al tiempo que recomienda a las autoridades monetarias la emisión de billetes y monedas de baja denominación. “Esto permitiría que los grupos poblacionales de muy bajos ingresos no sean excluidos radicalmente de la corriente económica”.

También reconoce que, sin duda, que las instituciones financieras deben ganar la confianza del público, con la implementación de sistemas de seguridad cada vez más efectivos y robustos frente a la posibilidad de un fraude,

Los analistas de Felaban advierten que “la experiencia sugiere que los países con una mayor dependencia de efectivo y uso de las transacciones electrónicas tendrán un camino más largo que recorrer antes de lograr altos niveles de actividad de comercio digital”.

América Latina: con gran potencial

Si bien es cierto que hay mucho camino por recorrer en materia de bancarización de los ciudadanos y el acceso a tecnologías de la información seguras y eficientes en América Latina, hay naciones de la región en donde hay avances en relación con la sustitución del cash.

El estudio divulgado por la Secretaría General de Felaban dice que en Colombia existe un alto uso del efectivo, pero “se ha mostrado una fuerte tendencia a la creación de ecosistemas digitales, integrados cada vez más al sistema de pagos.

Brasil representa, hoy en día, 59% del e -commerce en Suramérica, siendo uno de los líderes en la región en este segmento de negocio.

Se estima que 70% de los habitantes de Chile usa una laptop para hacer compras online. Además, trascendió que u comprador promedio en la nación sudamericana lleva al menos seis años haciendo transacciones digitales.

En Uruguay, su Ministerio de Finanzas informó que los usos de pagos electrónicos se quintuplicaron año a año. Esto implica la reducción de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado cuando se hacen pagos en mecanismos electrónicos.

También se han otorgado créditos de nóminas para trabajadores y jubilados que migren completamente a este tipo de mecanismo de pago.

Finalmente, este estudio de Felaban señala que Suecia es el país del mundo en donde más pasos se están dando para la consolidación de una sociedad en donde el efectivo desaparezca.

El Banco Centra de Suecia se propuso la sustitución del cash, basado en los siguientes indicadores:

. Es una nación con excelente penetración del internet

. Hay un altísimo uso de teléfonos inteligentes o smartphones

Alto ingreso per cápita, alta formalidad económica

. Baja de la pobreza

. Confianza en las instituciones

Según el Banco Central de Suecia, había en circulación 8.1 millones de Coronas (su moneda local), en 2010. En 2015, la cifra bajó a tres millones de coronas. La Asociación de Bancos de Suecia también informó que los robos en ese país cayeron notablemente. En 2008 se reportaron 110 robos en todo el país y en 2012 éstos llegaron a sólo cinco.

También reveló que en 2012 se lanzó el servicio Swish, el cual permitió la realización de operaciones on line sin ningún tipo de cobro adicional. 

Te podría interesar también