La mitad de los clientes de banca en todo el mundo recurre a las «finanzas tecnológicas»

// EFE


La mitad de los clientes de banca de todo el mundo utiliza aplicaciones o productos de las empresas dedicadas a las finanzas tecnológicas o «fintech», a pesar de que la confianza en estas compañías se mantiene baja, según un informe elaborado por la consultora Capgemini, LinkedIn y Efma.

Los principales usuarios de estos servicios son los clientes jóvenes con conocimientos tecnológicos y poder adquisitivo, como muestran las respuestas de los cerca de 8.000 usuarios de todo el mundo que han participado en este estudio.

Los países que lideran el uso de aplicaciones «fintech» son China y la India, donde el 75% de los clientes de banca apuestan por esta tecnología.

Sin embargo, su crecimiento no ha sido suficiente para ganarse la confianza de los usuarios y solo un 23,6% se fía de las empresas de finanzas tecnológicas, frente a un 36,6% que se decanta por las entidades tradicionales, por su protección ante el fraude, la calidad del servicio y la transparencia.

No obstante, estas empresas tecnológicas han realizado importantes inversiones para atraer a nuevos clientes, de los que el 17,4% solo confía en ellas, mientras que el 27,4% también recurre a los servicios de las empresas financieras tradicionales.

Además, un 46,2% de los encuestados reconoce utilizar los servicios de más de tres «fintechs» a la vez, debido a la segmentación del sector.

El estudio revela que el mayor crecimiento se ha dado en el ámbito de los seguros, en el que las inversiones se han multiplicado por siete en los últimos tres años, hasta alcanzar los 2.790 millones de euros en todo el mundo en 2015.

Este avance de los nuevos actores está obligando a las entidades tradicionales a cambiar sus estrategias y, así, el 60% de estas compañías ven a las «fintech» como socios potenciales, aunque el 59,2% está desarrollando sus propias soluciones en este campo.

Otras de las posibilidades que están explorando son la inversión en empresas de finanzas tecnológicas, para un 38%, la creación de alianzas con entidades educativas, un 34,3 %, o el establecimiento de mecanismos de aceleración, según un 29,6%, pero solo un 18,6% se plantea comprar una «fintech».

Ante estos datos, solo el 44% de los ejecutivos de las empresas confía en sus estrategias de tecnología financiera y solo un 34,7% cuenta con un plan de innovación integrado en sus compañías.

Para cambiar esta tendencia, cerca del 90% de los ejecutivos asegura que en su compañía trabajan en la adopción de técnicas de macrodatos y análisis, mientras que un 55,8% apuesta por el Internet de las Cosas.

También destaca la importancia que dan a la tecnología de cadena de bloques («blockchain»), que para un 54,7% de los responsables de las empresas facilita la gestión de soluciones de recompensas y fidelización.

España es uno de los países, junto con Reino Unido, donde más se está apostando por la financiación de estas empresas y, según la Asociación Española de Insurtech y Fintech, en España hay cerca de 45 compañías en este sector. 

Te podría interesar también