La diversificación de la producción venezolana

// Por Claudio Viloria


Venezuela desde el año 1875 ha estado ejerciendo actividades comerciales relacionadas a la explotación y refinación del petróleo para su posterior exportación lo cual ha dejado grandes dividendos a la nación, y representa una sustanciosa proporción del producto interno bruto.

Sin embargo la Organización de Países Exportadores de Petróleos (OPEP) es la encargada de la regulación del mercado petrolero y donde se fijan los precios de ventas de este producto. A través de los años Venezuela ha presentado grandes bonanzas mediante este producto, pero en realidades disimiles  se ha topado con grandes recesiones producto de la caída de los precios de este rubro.

Esta realidad hace de la economía venezolana una de las más vulnerables en el sentido que se depende, casi en su totalidad, de las variaciones del mercado, en lo que a los precios petroleros se refiere.

La actualidad venezolana se visualiza oscura respecto a escenarios de años anteriores, debido a la escasez, altos precios, control cambiario, y la falta de productividad. El tema de las importaciones se ha agravado en los últimos años situando a Venezuela  como el único país de la región que padece altos niveles de desabastecimiento, con incidencia muy negativa en la población.   

La diversificación del mercado

Diversificar es sinónimo de expansión, crecimiento, inversión y apertura, Venezuela está llamada a abrir las puerta hacia nuevos destinos económicos, y visualizarse en los próximos 20 años como una nación diverso-productora.

Se puede considerar los casos de países como Perú, Colombia, Guatemala, y Chile solo por mencionar algunos casos cuyas economías quizás en años anteriores no tenían la fortaleza de la venezolana,  pero que hoy en día su realidad es totalmente distinta dejando a nuestra nación en un segundo plano económico.

La economía peruana ha crecido de manera significativa durante los últimos años, al presentar una de las tasas de inflación más bajas de la región, y altos niveles de exportación en un mercado latente, pues ellos se han enfocado a exportar productos como el maíz, el mango, la papa, verdura y hortalizas haciendo grandes aportes al PIB per cápita, lo cual ha contrastado con la realidad nacional.

Es sabido que desde hace muchos años hemos sido productores de muchos de estos rubros, por lo cual redimensionar y ampliar el enfoque de producción creando incentivos a los productores venezolanos puede diversificar la producción y en consecuencia realizar aportes connotados al PIB nacional. La economía de Chile potencia en exportación de minerales, elemento que Venezuela posee en abundancia, pero que no lo hemos sabido aprovechar y que al contrario muchas de nuestras industrias ubicadas en la región Guayana, se encuentran en una delicada situación financiera.  

Guatemala, una nación que por años ha sido  invadida de inseguridad y bandas, hoy presenta uno de los planes más ambiciosos en la diversificación de la producción al ofrecer la compra de la mercancía de los pequeños productores con pago en dólares, lo que le permite a ellos ampliar su producción.

¿Falta de iniciativa o voluntad para ampliar el mercado?

Te podría interesar también