Jugadores franceses prefieren no sentirse favoritos ante Portugal

AFP

Los jugadores franceses se negaron este sábado a considerarse favoritos como equipo anfitrión en la final de la Eurocopa, que disputan el domingo contra Portugal en el Stade de France de Saint-Denis.

El arquero y capitán Hugo Lloris y el defensa Bacary Sagna comparecieron en conferencia de prensa en el estadio donde se disputará el duelo ante los lusos y ambos coincidieron en ese mensaje de máximo respeto al rival y escapar de la etiqueta de favoritos, en un país que se ha dejado llevar por la euforia tras la histórica victoria de los Bleus sobre Alemania (2-0), el jueves en Marsella en semifinales.

«Es normal un poco de euforia después de haber ganado a Alemania, pero hemos tenido que recuperar la calma y la serenidad pronto, como desde el principio del torneo», afirmó Lloris.

«La final llega rápido. El cuerpo técnico ha tenido que trabajar en la recuperación y acelerar para esta nueva batalla», añadió el arquero del Tottenham.

«A este nivel no hay favoritos. Es la victoria lo que cuenta. Sea el adversario que sea. Es un gran torneo. Tenemos ganas de terminar esta aventura en apoteosis. Estamos viviendo una aventura extraordinaria, humana y deportiva. Necesitamos a todo el mundo. Estaremos preparados», aseguró.

Lloris destacó la importancia que tiene una final de la Eurocopa, todavía más cuando juegas en el equipo anfitrión.

«Se puede sentir la importancia, ya desde el principio del torneo se siente. Representar a tu país, en suelo francés además. Hemos hecho una Eurocopa muy sólida, hemos mostrado nuestros valores, nuestro juego colectivo», explicó.

Un discurso similar tuvo su compañero Sagna, otro de los veteranos del equipo francés y que destacó igualmente que no hay favoritos.

«Estar en la final en tu país es mágico. Ver la alegría de los franceses es lo más importante. Queremos entrar en la historia, somos un equipo y tenemos confianza. No va a ser fácil», declaró.

«A este nivel no hay favoritos. Nosotros venimos de ganar a un gran equipo como Alemania, sin recibir goles además», apuntó sobre que la Mannschaft, como campeona del mundo, podía ser considerada favorita por muchos para este partido.

– La crisis de Knysna –

El capitán Lloris fue preguntado además por cómo han cambiado las cosas en seis años para Francia, desde que tocaron fondo en el Mundial-2010, con una eliminación en la fase de grupos después de una polémica huelga de entrenamientos.

«No ha sido fácil, está claro, pero supimos levantarnos y remontar la pendiente», explicó el arquero. «Atravesamos una crisis en el fútbol francés. No fue fácil, pero supimos levantarnos etapa por etapa», dijo.

En el Mundial de Sudáfrica, los franceses, concentrados en Knysna, sorprendieron al mundo rechazando entrenarse en solidaridad con su compañero Nicolas Anelka, expulsado de la concentración por haber insultado al seleccionador Raymond Domenech.

La escena dio la vuelta al mundo, con los jugadores negándose a bajar del autobús y Domenech leyendo un comunicado de los jugadores explicando los motivos de su protesta.

Lloris y Sagna formaban parte de aquel grupo de Sudáfrica, igual que otros hombres que siguen en el equipo nacional (Patrice Evra, Vincent Mandanda, André-Pierre Gignac).

«Montar un gran equipo lleva mucho tiempo. El tiempo y la experiencia no se compra. Es mérito del seleccionador», opinó, aludiendo a los españoles campeones del mundo en 2010 y de Europa en 2012, y a los alemanes campeones del mundo en 2014. La Roja y la Mannschaft dominaron el fútbol mundial en la última década.

Te podría interesar también