Jaime Salazar: Banplus se reinventa hacia modelo transaccional por contracción del crédito

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Jaime Salazar: Banplus se reinventa hacia modelo transaccional por contracción del crédito



Ante la severa restricción del crédito, Banplus se está reinventando hacia un modelo basado en servicios transaccionales para apoyar su viabilidad, porque la política de encaje legal, que ocasiona que el sistema tenga congeladas en el Banco Central de Venezuela prácticamente 100% de sus captaciones, ha dejado a los bancos sin su negocio medular, señaló Jaime Salazar, vicepresidente ejecutivo de Estrategia de la entidad bancaria.

El ejecutivo indicó que la institución ha venido desarrollando innovadores sistemas de pago, anclados en tecnología de punta, para ofrecer a sus clientes servicios indispensables de transacciones con una experiencia de alta calidad, ya que «si bien no hay créditos, sí hay pagos».

«Antes de febrero el encaje legal estaba por el orden de 60%. A comienzos de julio de 2018, teníamos 30%. Se fue incrementando hasta que llegamos a 100%», apunta el gerente de Banplus.

Salazar señala que con la indexación de la cartera de créditos comerciales, que representa la porción más rentable del portafolio crediticio, a la variación del tipo de cambio oficial se ha restringido la demanda a cero, ya que solo podrán acceder a este modelo empresas con grandes flujos de caja o que generen una facturación sostenida en divisas; es decir, se excluye del crédito bancario a la inmensa mayoría de las empresas del país.

El alto ejecutivo de Banplus precisó que algunas empresas pueden considerar la búsqueda de financiamiento en bancos extranjeros a tasas más convenientes. Salazar presentó un ejercicio según el cual un crédito expresado en Unidades de Valor de Crédito Comercial (UVCC) puede llegar a representar un valor de 1.064% sobre la cuota inicial.

El gerente apunta, a manera de ejemplo, que desde que se implantó la medida de indexación de la cartera comercial, en Banplus «hemos recibido de cinco a seis solicitudes y no firmes. Se trata de gente que nos ha pedido estimar el valor de un crédito bajo esta figura, no para pedir el préstamo directamente».

Salazar señala que la restricción del crédito no es sostenible en el tiempo por el severo daño que causa a la economía, especialmente a la actividad productiva que tiene problemas graves de descapitalización. Para la banca, esta situación ha obligado a hacer una gestión muy precisa del flujo de caja y de las condiciones de los créditos para conservar alguna masa crítica. Básicamente, hay un proceso de renovación de créditos existentes, una redirección hacia el cumplimiento de las carteras obligatorias y ver qué oportunidades hay en el financiamiento de microempresas.

– ¿Por qué el crédito no es negocio? –

El VP ejecutivo de Estrategia de Banplus, Jaime Salazar, explica que la norma de encaje legal no solo inmoviliza las captaciones, sino que penaliza los déficit de una manera que la rentabilidad de la cartera de créditos se compromete absolutamente.

La resolución sobre encaje establece que por cada bolívar de déficit de encaje legal por debajo del Déficit Global Inicial, cuyo corte fue el pasado 28 de octubre, los bancos deben pagar una multa equivalente a 126% y por cada bolívar que exceda ese límite se cancela una penalización indexada a la variación del tipo de cambio oficial, que podría llegar a niveles de 1.000%.

De manera que con una tasa activa de 40%, queda claro que usar recursos que deberían ir a la cuenta de encaje legal para incrementar la intermediación representa una pérdida de 86 puntos porcentuales frente al DGI y de 960 puntos si el déficit excede el límite.

Con estos costos, la intermediación crediticia se hace inviable, y eso sin añadir la erosión que causa la hiperinflación en el valor de la cartera.

El ejecutivo señala que las autoridades regulatorias insisten en estimular el crecimiento de la cartera de créditos, pero no permiten usar el inventario, que es la masa monetaria inmovilizada en el Banco Central de Venezuela, por lo cual es imposible que el ajuste de la cartera de tarjetas de crédito a los límites mínimos y máximos establecidos entre 1 y 10 millones de bolívares, se haga de manera masiva.

«Nos hemos tenido que reinventar. En Banplus, tenemos claro que nuestro Plan B es realmente un Plan V, con v de Venezuela. Somos un banco de vanguardia en soluciones transaccionales, en medios de pago eficientes y servicios con extraordinarios valores diferenciales. Le damos herramientas a nuestros clientes para que puedan hacer soluciones de pago. Creamos una solución única de custodia de dólares, ya que la dolarización transaccional es un fenómeno presente en nuestra economía y reclama soluciones que aporten seguridad y eficiencia a las operaciones de nuestros clientes», apunta Salazar.

Te podría interesar también