Intermediarios financieros no bancarios es el desafío de la banca

// EFE / Foto: AFP

Intermediarios financieros no bancarios es el desafío de la banca



La «banca en la sombra» -intermediarios financieros no bancarios- es ahora el principal desafío para un sector que ya ha hecho penitencia por los pecados que llevaron al sistema al borde del colapso hace una década, según dijeron expertos de Credit Suisse en el Foro Económico de Davos.

Junto con el banco suizo, Bank of America, UBS o Blackstone son algunas de las entidades que han abordado durante la segunda jornada del Foro de Davos (Suiza) la situación y los retos del sector.

Los bancos «se han arrepentido y han hecho su penitencia», ha explicado el responsable de Estrategia y Macro de Credit Suisse Maxime Botteron, que cree que «no han vuelto a pecar».

El desapalancamiento -reducción de la proporción entre deuda y capital- y un enfoque de riesgos más prudente han reducido desde entonces el riesgo sistémico gracias a que las entidades han aumentado sus ratios de capital y han reducido su endeudamiento, al tiempo que cuentan con más liquidez.

Botteron ha advertido, no obstante, del «legado» que la banca no ha digerido todavía, como los activos dudosos que conservan en sus balances y que aún «abultan» demasiado en Chipre, Grecia, Portugal, Irlanda, Italia y España.

Aparte de esta herencia, ahora se ha concretado una nueva amenaza, la «banca en la sombra», que en los últimos dos años ha crecido de forma imparable en Estados Unidos y China, sobre todo para financiar al sector inmobiliario.

El gigante asiático ha comenzado a tomar cartas en el asunto, señala Botteron, pero en el resto del mundo sería precisa una mayor intervención de los organismos reguladores.

También sobre la regulación ha incidido hoy en Davos el consejero delegado y presidente de Bank of America, Brian Moynihan, que en contra de la opinión de muchos directivos del sector se ha mostrado partidario de contar con una adecuada regulación, o de lo contrario los clientes pueden perder sus ahorros; «es lo mismo que pasa cuando no se ponen controles de velocidad en las carreteras», ha dicho.

La idea de tener servicios financieros no regulados para mejorar la competencia sólo conduciría a mayores pérdidas, ha dicho.

Moynihan ve muy posible que surja en Estados Unidos, fruto de un proceso de fusiones, una gran entidad financiera capaz de competir con las más grandes del mundo.

Se trataría, ha explicado, de un proceso inédito en Estados Unidos, al contrario de lo que ha ocurrido en Europa, donde las fusiones bancarias se han sucedido impulsadas por los organismos reguladores.

En otro panel, el presidente del banco suizo UBS, Axel Weber, ha expresado un moderado optimismo al considerar que la normalización de la política monetaria ya iniciada en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal (Fed) «no será un problema en el actual ciclo, sino en el siguiente».

Weber cree que la Fed aprobará una o dos subidas de interés este año, pero descarta un «ajuste agresivo» dada lo «delicado» del contexto económico global.

Además no ve probable la ruptura entre la UE y el Reino Unido tras el «brexit», ya que a ambas partes les interesa llegar a un buen acuerdo que sea aceptable para todos.

Si se acaba el tiempo, ha añadido, se puede prorrogar el artículo 50 y proseguir con las negociaciones.

Para el presidente del banco de inversión Blackstone, Stephen Schwarzmann, una de las pocas personas que tiene línea directa con el presidente estadounidense, Donald Trump, el reto más relevante radica en el ámbito de la digitalización y la inteligencia artificial, dos herramientas que mejorarán las posibilidades de las empresas, pero también reducirán las desigualdades que tienen las personas en términos de oportunidades de trabajo.

Te podría interesar también