Incertidumbre en torno a una posible reunión entre Trump y Rohani en la ONU

// AFP

Incertidumbre en torno a una posible reunión entre Trump y Rohani en la ONU


¿Tendrá lugar una histórica reunión entre Donald Trump y Hasan Rohani? El último ataque contra dos instalaciones petroleras en Arabia Saudita cambiaron el juego, pero el presidente francés Emmanuel Macron todavía quiere creer que «algo va a pasar» esta semana en Nueva York.

Todas las miradas están puestas desde este lunes en los presidentes de Estados Unidos e Irán, que deben asistir a la 74a Asamblea General de la ONU.

Después de la cumbre del G7 en Biarritz, Francia, a fines de agosto, el inquilino de la Casa Blanca sueña en voz alta con un encuentro cara a cara con su homólogo iraní, cuando falta un año para las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Pero los ataques del 14 de septiembre -atribuidos a Teherán por Washington- contra instalaciones petroleras saudíes provocaron una tensión renovada y temores de una escalada militar en la región.

¿Estos golpes «aumentaron las posibilidades de una reunión» entre Donald Trump y Hasan Rohani? «No, tenemos que estar lúcidos, podemos ver que las cosas se están poniendo tensas», admitió Emmanuel Macron en el avión que lo llevó el domingo a Nueva York.

En ese contexto, el «tema número uno» ya no es un apretón de manos entre los dos líderes enemigos sino la salvaguarda del proceso de «desescalada» iniciado en las últimas semanas, esbozó incluso el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian.

Pero la respuesta estadounidense, contenida -un endurecimiento de las sanciones contra Teherán y un despliegue «moderado» de refuerzos militares en el Golfo-, sugiere que la puerta no está completamente cerrada.

Al igual que la insistencia del secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, si bien es considerado un «halcón» contra Irán, sobre la necesidad de una «solución pacífica».

Otro signo de la buena voluntad del lado iraní es que el petrolero británico apresado en julio por Irán en el Estrecho de Ormuz fue liberado convenientemente cuando los líderes mundiales se reúnen en Nueva York.

«Ramo de olivo sobre la mesa»

Jean-Yves Le Drian se reunió con su homólogo iraní Mohamad Javad Zarif el domingo por la noche, mientras que Emmanuel Macron se reunirá el lunes por la tarde con la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro británico Boris Johnson.

Los tres países europeos que firmaron el acuerdo nuclear de Irán de 2015 todavía están tratando de salvar el texto, del que Donald Trump retiró a Estados Unidos.

Emmanuel Macron tiene previsto reunirse con Donald Trump y Hassan Rohani el lunes o martes, por separado, pero estas citas, que se analizarán cuidadosamente, aún no se han confirmado oficialmente.

«Los iraníes están en camino a un aumento de la tensión que es un error estratégico», «para ellos mismos, como para la región y la seguridad colectiva», reconoció el presidente francés. Pero «algo puede pasar» en Nueva York, aseguró.

«Los iraníes son flexibles en los parámetros pero inflexibles en la cita que, a sus ojos, debería llegar solo al final del proceso, mientras que el objetivo de los estadounidenses es tener esta cita a corto plazo», explicó.

«Trump, si es convencido, puede cambiar las cosas muy rápidamente. Decide rápidamente, y solo» y «tiene una lógica muy transaccional», agregó Emmanuel Macron.

El presidente de Estados Unidos no aumentó las apuestas ante la gran cita de la ONU. «Nada está totalmente excluido, pero no tengo la intención de encontrarme con Irán», dijo el domingo, aparentemente descartando la posibilidad de un apretón de manos con su homólogo iraní.

Un alto funcionario estadounidense también aseguró que no se había planeado una reunión en esta etapa entre las dos delegaciones, incluso a un nivel inferior.

La periodista Christiane Amanpour de CNN dijo en un Twitter que Zarif, le dijo en una entrevista que Rohani estaba dispuesto a reunirse con su homólogo estadounidense en Nueva York esta semana, «siempre y cuando el presidente Trump esté dispuesto a hacer lo que sea necesario» para intercambiar un alivio de las sanciones por «la vigilancia permanente de las instalaciones nucleares iraníes».

«El ramo de olivo siempre ha estado sobre la mesa pero estamos mostrándolo otra vez», añadió el jefe de la diplomacia iraní, según Amanpour.

Te podría interesar también