Grupos de Lima y de Contacto buscarán apoyo de aliados de Maduro para transición pacífica

Banca y Negocios @bancaynegocios

Grupos de Lima y de Contacto buscarán apoyo de aliados de Maduro para transición pacífica

Un grupo de países que promueve elecciones libres en Venezuela acordó en la ONU buscar el apoyo de aliados del gobierno de Nicolás Maduro, ampliando sus esfuerzos para alcanzar una solución pacífica a la larga crisis que agobia al país.

«Decidimos implementar un programa para llegar a los países que están directamente involucrados en apoyar al régimen ilegítimo de Maduro, para que sean parte de la solución», dijo el canciller peruano, Néstor Popolizio, tras reunirse con sus pares de Chile y Canadá (en nombre del Grupo de Lima), con la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini y cancilleres de Portugal y Uruguay por el Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela (GCI).

Popolizio no mencionó específicamente a Rusia, Cuba, China, Bolivia o Nicaragua, pero aseguró que el objetivo es convencer a los aliados de Maduro de la necesidad de una solución pacífica «para que haya una transición en Venezuela y se convoque a elecciones libres y justas».

El Grupo de Lima, más antagónico a Maduro que el GCI, celebrará a comienzos de agosto en la capital peruana una conferencia «para la recuperación de la democracia en Venezuela» e invitará a todos los países que tengan esa meta, dijo a la AFP el embajador peruano ante la ONU, Gustavo Meza-Cuadra.

Pero antes el Grupo de Lima, creado en agosto de 2017 e integrado por una docena de países latinoamericanos y Canadá, se reunirá el 6 de junio en Guatemala para abordar la crisis.

– «Retórica destructiva» –

Tras dos horas de reuniones en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, los cancilleres divulgaron una declaración conjunta en la que indican que «aunque la solución debe ser venezolana, el impacto regional de la crisis requiere que la región y la comunidad internacional desempeñen un rol más activo para apoyar un pronto regreso a la democracia en Venezuela».

Aunque no quisieron hablar de la mediación de Noruega en la crisis política, que no dio frutos en el primer cara a cara entre el gobierno y la oposición en Oslo la semana pasada, dijeron que «apoyan todos los esfuerzos en marcha» para llegar a elecciones libres.

«No rechazamos una iniciativa pacífica. Cualquiera que sea amigo de Venezuela, cualquiera que quiera ayudar es bienvenido», dijo a periodistas el vice embajador ruso ante la ONU, Dmitri Polianski, al ser consultado sobre la reunión.

«Estamos defendiendo una solución basada en el diálogo, primero y antes que nada en respeto a la Constitución venezolana y a la ley internacional», añadió. «Aún hay mucha retórica destructiva que debe parar».

También dieron su apoyo a la Asamblea Nacional de Venezuela «electa democráticamente» y presidida por el líder opositor Juan Guaidó, y llamaron a Maduro a «restaurar y respetar totalmente sus poderes, así como a liberar a todos los prisioneros políticos».

Ambos grupos coincidieron en la gravedad de la situación humanitaria en Venezuela, con una creciente escasez de alimentos, medicinas, combustible y electricidad y el éxodo de tres millones de venezolanos desde 2015, y aseguraron que seguirán denunciando las violaciones a los derechos humanos ante los órganos internacionales correspondientes.

Estados Unidos y más de medio centenar de países reconocen como presidente interino de Venezuela a Guaidó, que se proclamó como tal el 23 de enero después de que el Parlamento declarara ilegítima la reelección de Maduro.

Hasta ahora, el líder opositor ha fracasado en sacar del poder al mandatario socialista.

La ONU estima que un cuarto de la población venezolana necesita ayuda humanitaria y que unos 5.000 venezolanos abandonan el país cada día.

El GCI, que promueve elecciones libres en Venezuela, está integrado por Alemania, Francia, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia y Reino Unido, así como Bolivia, Ecuador, Uruguay y Costa Rica.

Te podría interesar también