Gobierno suspende reuniones del Plan 50

// Ligia Perdomo / @LigiaPerdomo

Gobierno suspende reuniones del Plan 50



Las reuniones de las mesas de trabajo que el gobierno adelantaba con representantes del sector privado para acordar los precios de 50 rubros básicos, fueron suspendidas sin que hasta ahora haya una reprogramación.

La promesa oficial de anunciar nuevos precios ha quedado solo en eso, en promesa, pues como habían advertido economistas y dirigentes empresariales, no se puede pretender fijar precios en medio de una voraz hiperinflación, que en junio presionó un alza promedio de 2,8% al día en los precios de bienes y servicios, según la medición de la Asamblea Nacional.

El llamado Plan 50, del que nadie conoce con exactitud la totalidad de los productos y servicios incluidos, no ha podido retomarse. Empresarios han señalado que resulta imposible acordar precios fijos porque los costos de materias primas, insumos y transporte aumentan constantemente.

Esta fue la razón por la cual no hubo anuncios el sábado 7 de julio cuando el gobierno daría a conocer los primeros precios. «Hubo algunas reuniones la semana del 9 de julio y desde entonces no nos volvieron a convocar. Las reuniones están suspendidas de hecho, aunque no canceladas», dijo a Banca y Negocios un empresario que participó en esos encuentros.

El gobierno insiste en que la inflación será derrotada, aunque por vías distintas a lo que indica la teoría económica. Con mecanismos de control las autoridades tratan de frenar el avance de los precios, pero hasta ahora ninguno ha dado resultado.

Ni la fijación de precios ni la prisión que han padecido algunos representantes del comercio durante el gobierno de Nicolás Maduro, ha tenido como efecto una reducción en los niveles de inflación, ya que los factores que han provocado su escalada son producto de malas políticas económicas.

La reconversión monetaria, que a partir del 20 de agosto, eliminará cinco ceros a la moneda, es vendida por las autoridades como una medida que acabará con la inflación (ilusión monetaria), sin dar señales de dejar de inyectar dinero sin respaldo a la economía, que es hoy en día la principal causa del alza de precios.

En la semana terminada el 13 de julio la liquidez monetaria registró el segundo mayor aumento con 18,13% (Bs 364 billones) para llegar a Bs 2.372,6 billones, según la data del Banco Central de Venezuela.

Las reuniones para alcanzar nuevos precios se mantienen suspendidas por falta de acuerdo, sin embargo, existe temor entre algunos empresarios de que el gobierno las retome después del 20 de agosto y con el pretexto de la reconversión monetaria termine imponiendo sus precios.

Los nuevos precios para 15 rubros incluidos en el llamado Plan 50 se darían a conocer el 7 de julio, según anuncio del presidente Nicolás Maduro, pero varios días después el gobierno aún trata de buscar “acuerdos” que no logra en ninguna de las mesas de trabajo instaladas con el sector privado.

La respuesta ha sido la misma en todos los encuentros sostenidos hasta ahora y que continuarán la semana próxima. Los empresarios sostienen que no pueden fijar un precio cuando los costos de la materia prima, los empaques y el transporte cambian cada semana.

Sin embargo, los representantes del gobierno insisten en regular precios de bienes de la cesta básica, responsabilizando al empresariado de la hiperinflación, que no es más que el resultado del financiamiento monetario del déficit fiscal y de los controles de precios y de cambio.

Te podría interesar también