El Supremo Tribunal de Brasil autorizó el jueves una investigación al presidente Michel Temer por las acusaciones de que aprobó el soborno de un potencial testigo en la extensa pesquisa por corrupción “Lavado de Autos”.

Temer negó haber cometido un delito y resistió crecientes pedidos para que renuncie.

Las noticias hicieron que la bolsa y la moneda de Brasil cayeran con fuerza y generaron dudas de que el Congreso apruebe medidas de austeridad de Temer.

La situación de Temer se convirtió en más peligrosa luego de que la corte suprema oficialmente aprobó una investigación de las acusaciones en su contra, según una fuente con conocimiento directo de la decisión.

Además, un juez aprobó un testimonio de un acuerdo de culpabilidad y una grabación en la que supuestamente aparece Temer conspirando para obstruir la justicia con Joesley Batista, presidente del gigante de la carne JBS SA. La medida permite a la corte hacer público el testimonio y la grabación.

Líderes del principal aliado de Temer en el Congreso, el PSDB, dijeron que si las acusaciones son ciertas pedirían que tres de sus miembros en el gabinete renuncien.

Temer negó firmemente las acusaciones y en una reunión por la mañana dijo a legisladores aliados que no sería sacado de su cargo. El mandatario canceló su agenda para reaccionar a la crisis y se espera un discurso televisado para las 1900 GMT.

“Necesitamos ver qué dice la Corte Suprema y si acepta esta grabación como evidencia”, dijo un asesor presidencial. “El presidente está absolutamente convencido de que no cometimos ningún delito, pero debe dejarlo claro ante los ojos de todos”.

Los mercados se desplomaron por preocupaciones de que la investigación podía descarrilar la agenda fiscal y económica de Temer. Las acciones de empresas controladas por el Estado, como Banco do Brasil SA y Petróleo Brasileiro SA o Petrobras perdían cerca de un quinto de su valor. El real, en tanto, se desplomaba un 7 por ciento.

El Tesoro y el banco central dijeron que estaban dispuesto a mantener la liquidez y el funcionamiento apropiado de los mercados financieros.

La policía federal, mientras tanto, intensificó sus investigaciones en la investigación de corrupción, denominada “Operación Lavado de Autos” y cercó a los aliados de Temer.

Funcionarios en la ciudad sureña de Curitiba allanaron la casa del diputado Rodrigo Rocha Loures, un confidente de muchos años de Temer y miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Loures está acusado de recibir sobornos en nombre de Temer.

El diario O Globo reportó el miércoles a la noche que Temer se reunió en marzo con Batista, quien grabó la conversación en la que él y el presidente supuestamente discuten hacer pagos ilegales al expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, del PMDB, para evitar que testificara sobre corrupción.

Tres fuentes con conocimiento directo de la investigación dijeron que el reporte de O Globo era correcto.

Secuelas económicas

Un derrumbe de los mercados brasileños por las dudas sobre el futuro del presidente Michel Temer en el poder lideraba las bajas en toda América Latina el jueves, sumándose a un clima convulsionado para los activos de riesgo en general debido a la agitación política en Estados Unidos.

* A las 1622 GMT, el índice Bovespa de la Bolsa de Sao Paulo se hundía un 10 por ciento a 60.724 puntos. Temer resistía pedidos de renuncia luego de acusaciones de que intentó comprar el silencio de un testigo potencial de una gran investigación por sobornos.

* “Vemos un riesgo material a la baja para las acciones brasileñas y sacamos nuestra recomendación de ponderación superior al mercado debido a este escenario políticamente volátil”, dijo un reporte de UBS. “La pregunta será cuándo, y no cómo, se resolverá el estado actual de incertidumbre política”.

* El real brasileño estaba al frente de la depreciación de las monedas regionales, con un colapso del 8 por ciento a 3,39 por dólar. La preocupación era que una posible dimisión de Temer dejaría inconclusas las reformas de austeridad que impulsa su gobierno para encarrilar las cuentas del país.

* En México, el índice bursátil IPC y el peso también mostraban caídas pero mucho más moderadas, aunque la cotización “offshore” de la moneda llegó a bajar un 2 por ciento a primera hora ante un aumento de la aversión al riesgo por los temores sobre la política estadounidense.

* Los mercados globales se negociaban muy volátiles luego de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos nombró al exdirector del FBI Robert Mueller como abogado especial para investigar una posible asociación entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Rusia.

* Los operadores latinoamericanos trataban de establecer si estos factores políticos eran tan solo hechos puntuales en el escenario de altibajos que ya veían para 2017, o si, en cambio, marcarían el inicio de un ciclo de pérdidas para los activos de la región, después de la estabilidad de los últimos meses.

* “La suma de estas noticias políticas, particularmente en Estados Unidos, sí puede estar mostrando el inicio de una tendencia (tanto en el mercado accionario como en la moneda), principalmente un (eventual proceso de) ‘impeachment’ de Trump”, dijo Alejandro Cervantes, en Banorte-IXE, en Ciudad de México.

* En Argentina, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires caía casi 3 por ciento, a 21.027 unidades, siguiendo la situación en su vecino Brasil. En Chile, las acciones retrocedían 1,61 por ciento a 4.775 puntos. Los pesos argentino, chileno y colombiano bajaban en línea con esos movimientos.

* Los financistas confiaban en la capacidad de los bancos centrales para evitar cualquier colapso mayor. El organismo monetario mexicano podría dar señales de firmeza más tarde el jueves, al concluir una reunión programada, mientras que su par brasileño vendía futuros de divisas para calmar al mercado.

Comentarios