Francia invertirá en agroturismo e infraestructuras de agua en Cuba

// EFE

Francia invertirá en agroturismo e infraestructuras de agua en Cuba



Francia y Cuba firmaron dos convenciones por las que París invertirá, 5 millones de euros en un proyecto de agroturismo y 2,7 millones para la reconstrucción de redes de agua, y reforzaron su cooperación comercial.

Los acuerdos los suscribieron en París el secretario de Estado francés de Asuntos Exteriores, Jean-Baptiste Lemoyne, y el ministro cubano de Comercio e Inversión Exterior, Rodrigo Malmierca, al término de la cuarta sesión de la Comisión Económica y Comercial Franco-Cubana que se celebra desde 2016.

Lemoyne y Malmierca formalizaron, además, un acuerdo por el que el organismo financiero estatal francés Bpifrance ofrecerá a medio y largo plazo garantías por hasta 150 millones de euros para las empresas francesas que exporten a Cuba.

La primera convención sobre agroturismo, referida al proyecto «caminos del café», permitirá la creación de un circuito turístico que ponga en valor la cultura cafetera del país.

«Cuba es particularmente atractiva» para las empresas francesas, que ya están presentes por ejemplo en la actividad hotelera y en transporte aéreo, destacó en una declaración a la prensa Lemoyne, que añadió su interés por un país que desarrolla un turismo «sostenible y duradero».

La segunda convención es para la reconstrucción de las conducciones de agua y los colectores que resultaron dañados por el huracán Irma en septiembre de 2017, valorada en 55 millones de euros. El fondo bilateral es de 2,7 millones y se añadirá a otros 20 millones de la Agencia Francesa para el Desarrollo y a una subvención europea.

Ambos proyectos se enmarcan en el fondo que deriva del acuerdo de 2016 entre los dos países sobre el tratamiento de la deuda de Cuba con Francia, dotado con 212 millones de euros para financiar programas de desarrollo de interés común.

Malmierca insistió en que el apoyo de gobiernos como el de Francia es fundamental para que el tejido empresarial se sienta protegido frente a «las consecuencias del bloqueo económico comercial de Estados Unidos».

«Francia -añadió- garantiza al empresariado francés la posibilidad de seguir trabajando con éxito en Cuba y estar protegidos frente a estas amenazas».

El secretario de Estado francés, por su parte, indicó que esta colaboración «simboliza la voluntad de construir en un contexto, no hace falta decirlo, complicado por el embargo estadounidense, que Francia rechaza».

Recordó que la Unión Europea ha tomado medidas desde los años 90 y que Francia «ha sido determinante» en esas iniciativas europeas «para proteger las actividades económicas e inversiones legítimas».

«Nos satisface saber que no estamos solos y que otros países como Francia apoyan nuestra lucha contra este bloqueo, que es sin duda una medida que van en contra del derecho internacional», afirmó Malmierca.

Te podría interesar también