El Fondo Monetario Internacional (FMI) vigilará la turbulencia política en curso en Brasil para decidir si debe cambiar su panorama para la mayor economía latinoamericana, dijo el viernes el director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo, Alejandro Werner.

Unas nuevas acusaciones de corrupción contra el presidente brasileño Michel Temer y otros altos funcionarios sacudieron esta semana al gobierno brasileño, que ya estaba atribulado por otros escándalos.

“Estaremos observando muy de cerca en las próximas semanas y dependiendo del sendero en el que evolucione esa situación (política), haremos los ajustes que se requieran (en el panorama económico de Brasil)”, sostuvo Werner. “Si no, mantendremos nuestra proyección actual”.

 

Comentarios