Fallas eléctricas en Venezuela ¿Qué hacer para seguir funcionando?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Fallas eléctricas en Venezuela ¿Qué hacer para seguir funcionando?



En los últimos seis meses se han registrado más de 16 mil apagones en el territorio nacional, afectando el transporte, la banca, el acceso a la salud, el sector empresarial y laboral, además del surtido de combustible. Ante esta problemática, que se ha vuelto recurrente, adquirir una planta eléctrica es una alternativa para evitar que las actividades se paralicen, en cuanto a los UPS para respaldar las cargas más críticas.

Contar con este tipo de equipos en momentos de contingencia disminuye también el estrés en la colectividad, reduce la pérdida de maquinaria o productos, aumenta la rentabilidad de los negocios y proporciona mejoras en cuanto a la calidad de los servicios.

Ramón Hernández, ingeniero Industrial de Solsica, empresa encargada del desarrollo de soluciones integrales para tecnologías de infraestructuras y servicios críticos, explicó en una nota de prensa que existen dos tipos de estas fuentes energéticas: las estándares, que pueden distribuir electricidad durante 2 u 8 horas, y resultan ideales para pequeñas empresas y uso doméstico; y las de operación continua, perfectas para corporaciones grandes como clínicas, bancos y automercados, ya que pueden durar hasta 24 horas encendidas.

Asimismo, indicó que las plantas eléctricas están compuestas por un switch de transferencia automático, un motor, un generador, controlador o microprocesador y el cableado. Su tiempo de encendido varía desde 5 milisegundos hasta 5 minutos, y necesitan de un mantenimiento trimestral y anual. En aquellas cargas que por su criticidad no puede aguantar los 5 milisegundos, es aquí donde aplica el uso de UPS.

“El mantenimiento debería ser realizado por la empresa que vendió la planta, para no afectar la garantía de la misma” destacó el especialista, quien agregó que algunos componentes del equipo, como: el generador, el switch de transferencia automático, el motor, las tarjetas electrónicas, el aceite y el filtro, deben revisarse con mayor rigurosidad, para evitar futuros desperfectos.

De acuerdo con Hernández, realizar un mantenimiento constante del sistema eléctrico de la empresa, disponer de un respaldo energético, realizar auditorías técnicas, y asegurarse de que el cableado se encuentre siempre en óptimas condiciones, también forman parte de las premisas para mermar las consecuencias del deficiente sistema energético.

Te podría interesar también