Expresidente de Nissan pasará Navidad y fin de año en la cárcel

// AFP

Expresidente de Nissan pasará Navidad y fin de año en la cárcel



El expresidente de Nissan Carlos Ghosn pasará Navidad y fin de año en la cárcel, después de que la justicia japonesa decidiera el domingo prolongar su detención hasta el 1 de enero.

Esta decisión judicial es el último episodio de una saga que levanta pasiones en Japón y en el mundo de los negocios desde que el poderoso presidente de Renault y exjefe de la alianza Renault-Nissan fuera detenido el 19 de noviembre en Tokio cuando salía de su jet privado.

«Hoy se tomó la decisión de mantener (a Ghosn) en detención. El periodo de detención terminará el 1 de enero», anunció la Corte de Distrito de Tokio en un comunicado.

Este fallo no significa que Ghosn sea puesto en libertad el 1 de enero, ya que la fiscalía podría requerir ese día que su detención se prolongue 10 días más, si la investigación lo precisa.

El expresidente de Nissan está también bajo arresto por una primera inculpación, lo que significa que no puede ser liberado hasta el final de esta detención y tras la aceptación por un tribunal de una demanda de puesta en libertad bajo fianza.

Se trata de un nuevo frente de problemas judiciales para Ghosn después de que, el viernes, los fiscales emitieron una nueva orden de detención en su contra por «abuso de confianza».

Según la fiscalía, Carlos Ghosn es sospechoso de haber «fallado a su función de presidente y de haber provocado un perjuicio a Nissan».

En concreto, la fiscalía le recrimina haber hecho que Nissan cubriera «pérdidas en inversiones personales» durante la crisis financiera de octubre de 2008, algo que él niega, según la cadena de televisión pública japonesa NHK. La suma es cuestión asciende a 1.850 millones de yenes (16,6 millones de dólares).

Para resolver este problema financiero, habría conseguido que un amigo de Arabia Saudita lo avale y habría efectuado transferencias por una suma equivalente en la cuenta de este último desde una cuenta de una filial de Nissan.

– Disimulación de ingresos –

Este tipo de delito normalmente prescribe al cabo de siete años, pero la ley permite suspender el recuento durante las estancias en el extranjeros, numerosas en el caso de Ghosn quien pasaba solo un tercio de su tiempo en Japón.

De momento, el empresario franco-brasileño-libanés fue acusado el 10 de diciembre de haber omitido declarar a las autoridades bursátiles unos 5.000 millones de yenes (44 millones de dólares) de ingresos entre 2010 y 2015.

Su brazo derecho, Greg Kelly, fue detenido al mismo tiempo.

Ambos son sospechosos de disimulación de ingresos entre 2015 y 2018 por un monto de 4.000 millones de yenes (35 millones de dólares).

La larga detención del magnate, que se encuentra en un centro de detención del norte de Tokio, ha generado críticas, sobre todo en el extranjero. En Japón se puede detener a los sospechosos varias veces por diferentes cargos.

Entre tanto, la alianza Renault-Nissan está en medio de la tormenta. Los fabricantes japoneses Nissan y Mitsubishi Motors cesaron a Ghosn como presidente de sus consejos de administración, mientras que el grupo francés Renault lo mantiene en el cargo y ha cedido de forma «provisional» la dirección ejecutiva a su número dos, Thierry Bolloré.

Te podría interesar también