Estrategia Fiscal = Ahorrar en Impuestos legalmente

// Raúl Gil Arias


La estrategia fiscal podemos definirla como aquella que se implementa dentro de los márgenes de la ley, con objeto de optimizar la carga tributaria de una empresa o persona física, e incluso podríamos decir abiertamente que su objeto es disminuir el pago de impuestos de forma legal y eficiente, utilizando herramientas de planeación financiera para el adecuado manejo del flujo de efectivo, un programa de compras, un presupuesto de gastos e inversiones en activos, entre otros.

Es de destacar que la estrategia fiscal responsable se caracteriza por tres elementos:

1. Optimiza la carga tributaria de una empresa o persona física.

2. Lo hace siempre dentro de los márgenes de la ley.

3. Persigue lograr el crecimiento y la continuidad del negocio.

Pagar menos impuestos es uno de los grande objetivos a alcanzar, realizar la declaración de la Renta ha pasado a ser una tarea que infunde una gran preocupación, al observar el tremendo gasto que ocupa pagar los determinados impuestos que repercuten en las personas físicas y jurídicas.

Los grandes expertos en la materia suelen tener consejos capaces de dar con la solución para pagar menos impuestos.

El hecho que quiero destacar es que siempre existirán leyes que nos permitirán ahorrar dinero. El punto clave es el conocimiento: saber que existen nos harán pagar menos impuestos legalmente.

El principal problema por el que la mayoría pagará de más en la renta es que actúan cuando oportunamente. En otras palabras, confunden ahorrar en la renta con hacer la declaración de la renta. Se trata de cosas bien diferente.

 

Cuándo actuar para pagar menos impuestos.

La mayoría de contribuyentes piensa en ahorrar en impuestos cuando llega el momento de hacer la declaración. La realidad es que en ese punto las opciones de ahorro serán más bien limitadas. Cuando se trata de optimizar el monto a pagar al fisco hay que diferenciar entre ahorrar planificando el pago de impuestos y ahorrar al hacer la declaración. La primera de las opciones es la más interesante.

 

Ahorrar planificando el pago de impuestos.
La declaración de la renta se paga de un año para otro. Así, en 2018 presentaremos la declaración relativa al ejercicio fiscal del 2017.

Planificar a lo largo del año la renta es lo que de verdad nos permitirá ahorrar en Impuesto sobre la renta llevando a cabo acciones para deducir gastos, por ejemplo.

 

Cómo hacen las empresas para pagar menos impuestos

Las empresas buscan eludir el pago de impuestos derivados de sus actividades económicas.

Esto se lleva a cabo mediante la denominada ingeniería fiscal, una estrategia que aprovecha los vacíos legales y la diferente tributación entre los países para pagar menos impuestos.

Es una actuación legal y, por lo tanto, su ejecución supone un inconveniente moral y no de irregularidad fiscal.

En cuanto a su legalidad, es importante destacar que esto es así en cuanto a la elusión fiscal, que organiza sus estados financieros para minimizar la carga impositiva. Sin embargo, la evasión fiscal sí es un delito, con ella se ocultan ganancias para evitar el pago de impuestos.

En los últimos meses ha sido protagonista este tema, que se ejecuta desde hace años en los paraísos fiscales. Las grandes compañías tecnológicas lo llevan a cabo para tributar cantidades mínimas en relación con su volumen de negocios.

La ingeniería fiscal aprovecha los vacíos legales para optimizar eficientemente el pago de tributos en cada país.

Hay quienes confunden la estrategia fiscal con una actividad ilegal, cuando en realidad es una herramienta que convierte a toda empresa en eficiente y responsable en el cumplimiento de su obligación de contribuir al gasto público.

Aunque la planeación fiscal parece reservada únicamente para las grandes corporaciones, en la actualidad es una herramienta que debiera estar al alcance de todos los contribuyentes.

Esto es así, dado que la planeación o estrategia fiscal no sólo es una alternativa para hacer más eficiente el pago de impuestos, sino que acceder a ella es un derecho del contribuyente cuyo ejercicio nada tiene de ilegal. Además que de no hacerlo se pierde la oportunidad de poder ser más eficiente y, por lo tanto, competitivos en este mundo global de los negocios.

El sistema tributario está lejos de contar con la simplicidad, flexibilidad, transparencia y equidad necesaria, lo que consecuentemente estimula la elusión y la evasión fiscal, y eleva considerablemente los gastos de la administración del sistema tributario.

Uno de los principales objetivos del Estado es establecer tasas impositivas comparables a las que prevalecen en países que compiten con Venezuela en los mercados internacionales, con la finalidad de permitir una integración más exitosa de la economía venezolana a los mercados financieros, de bienes y servicios globales.

Con base en lo anterior, el pago de impuestos debería traducirse en un procedimiento sencillo, claro y lo menos gravoso posible, además de equitativo y proporcional. Pero nada de eso ocurre.

En la realidad de toda empresa venezolana, el pago de impuestos se traduce en una tarea compleja y muchas veces injusta.

En consecuencia, la única forma de lograr la competitividad que tanto se anhela, pero que la legislación actual no permite, es recurriendo a auténticos esquemas de estrategia fiscal, que eviten al contribuyente llevar a cuestas gravámenes que legalmente no le corresponden pero que sin la planeación y asesoría adecuadas seguramente pagaría.

La estrategia fiscal transparente es la herramienta que toda empresa debe utilizar para volver eficiente y responsable el cumplimiento de su obligación de contribuir al gasto público.

En suma, la estrategia fiscal es sinónimo de certidumbre en el cumplimiento de las obligaciones fiscales, con respeto a los principios de equidad y proporcionalidad tributaria.

En conclusión, si las empresas, y en general cualquier negocio en Venezuela, aspiran a prevalecer están obligadas a ejercer su derecho de pagar sus impuestos de forma inteligente y eficiente a través de una estrategia fiscal responsable.

Con el respaldo del derecho y de la mano de profesionales, garantizará su competitividad y continuidad como negocio en marcha.

¿Cómo distinguir la estrategia fiscal responsable de aquella que no lo es? Se distingue por su simplicidad y armonía:

«Un esquema óptimo puede ser aquel que permita generar ingresos adicionales con una simple planeación de flujos, sean éstos el pago de proveedores, gastos fijos o inversiones.»

Esta simple estrategia sirve para programar los impuestos que implican flujo de efectivo, con el fin de armonizar los ingresos con las erogaciones inherentes a la empresa, permitiendo una correcta inversión de los recursos sin generar pago de impuestos innecesarios.

Esto considerarse una estrategia fiscal efectiva, y que no conlleva riesgo alguno, da la certidumbre del pago responsable de impuestos.

¡La planeación fiscal no es eliminar el riesgo, sino asegurar que se aceptan los riesgos correctos en el tiempo oportuno!

Planeación Fiscal = Seguridad fiscal + Ahorro

Cumplir con el fisco implica no pagar menos de lo que se está obligado, pero tampoco pagar más de lo que se debe, dentro de un marco de legalidad y trasparencia.

Vemos los impuestos como un gasto necesario.

Pero ¿Y si también fuesen fuente de ahorro en la renta?

Se puede pagar menos impuestos de forma legal.

La clave está en planificarse con suficiente antelación y aplicar una serie de estrategias para deducir gastos.

 

Autor: Raúl Gil Arias. Contador Público-Abogado Tributario, Profesor UCAB Catedra: Derecho Tributario y Financiero.

@raulgilarias

Te podría interesar también