Estas son las 6 burbujas que podrían causar el caos en la economía mundial

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Estas son las 6 burbujas que podrían causar el caos en la economía mundial



Las «burbujas» son la ruina de los mercados financieros y las economías. Los precios sobre inflados canalizan niveles extraordinarios de efectivo en activos, solo para descubrir que están construidos sobre cimientos de arena. Es ahí cuando los precios caen.

Las bancarrotas se disparan y aparecen las recesiones. Las hipotecas de alto riesgo, la caída de las puntocom y el mercado bursátil de la década de 1920 son ejemplos icónicos. La burbuja del Mar del Sur del siglo XVIII y la «manía de los tulipanes» en el siglo XVII muestran que los mercados irracionales han estado presentes durante cientos de años.

Pero a pesar de que los economistas intentan aprender de la historia, detectar burbujas a tiempo sigue siendo un problema. Después de un crash, parece obvio que el boom se convertiría en una quiebra. Antes, puede ser complicado separar lo sostenible de lo idiota.

Los bancos centrales están particularmente interesados en detectar burbujas en crecimiento y desinflarlas cuidadosamente antes de que se conviertan en un problema. Se otorgaron poderes adicionales para hacer precisamente eso a raíz de la crisis crediticia con la esperanza de que, incluso si las futuras crisis no pudieran detenerse por completo, al menos pudieran volverse menos frecuentes y menos severas.

Entonces, ¿qué mercados de todo el mundo muestran características burbujeantes que podrían causar problemas en el futuro?

Veamos qué nos dice el periódico británico, The Daily Telegraph al respecto.

– Vivienda, pero no en Gran Bretaña

Los precios de la vivienda son una preocupación clásica. El aumento de los precios podría reflejar los fundamentos económicos, como el aumento de la población, la lentitud de los niveles de construcción, el aumento de los salarios y las hipotecas baratas.

Pero pueden ser un globo especulativo, impulsado por la anticipación de aumentos de precios sin fin, financiados por préstamos cada vez de más riesgo. La banca grande está siempre intentando detectar mercados donde existe el riesgo de que surjan burbujas.

Parte de eso es el fenómeno de las tasas de interés negativas en la eurozona, por lo que los inversores buscan cualquier cosa que tenga un rendimiento atractivo. Tengamos presente que algunos bancos europeos ya están cobrando a algunos depositantes por sus ahorros. Antes de esta apreciación significativa de los precios, los bienes raíces tenían un rendimiento atractivo.

– Bonos del gobierno

Las tasas negativas que impulsan el alza en los precios de la vivienda también se reflejan en los mercados de bonos del Gobierno, donde más de $ 15 billones cotizan a rendimientos bajo cero, o, en otras palabras, a precios muy altos.

Esto puede parecer una burbuja porque los precios son astronómicos. Las tasas están tradicionalmente «destinadas» a recompensar a los ahorradores con un rendimiento positivo, y todo este fenómeno es muy novedoso.

Por otro lado, existen razones fundamentales para la alta demanda de bonos: un exceso de ahorro más tasas bajas y una flexibilización cuantitativa de los bancos centrales. Por ejemplo, este miércoles la Reserva Federal de Nueva York inyectó 30.800millones de dólares al sistema financieroa través de los acuerdos de recompra (repo) para aliviar las presiones de financiación en los mercados de dinero, según informó el Wall Street Journal.

Gran parte de la disminución de los rendimientos en los últimos 30 años se debe a las fuerzas estructurales. Ha habido una caída constante pero significativa en las tasas de interés reales de equilibrio en las últimas dos décadas. «A pesar de todo lo que se habla de burbujas, la caída en los rendimientos de los bonos se ha justificado en gran medida por las condiciones económicas.

– Deuda corporativa

Los bonos corporativos y los préstamos bancarios se han comportado de la misma manera.

La agencia de calificación Standard and Poor’s teme que el «apalancamiento corporativo agresivo» combinado con un débil crecimiento de las ganancias podría ser una combinación peligrosa, ya que las empresas corren el riesgo de sufrir para pagar sus crecientes deudas. Los bancos han reducido los estándares de endeudamiento, particularmente en los Estados Unidos, y los inversores recurrieron a bonos compuestos por paquetes de préstamos corporativos de menor calidad.

Lord Mervyn King, quien dirigió el Banco de Inglaterra antes, durante y después de la crisis financiera, considera estas deudas como el mayor riesgo del mundo.

“En los años venideros, el aumento de las tasas de interés revelará el verdadero estado de los balances ocultos por las reglas de contabilidad que permitieron que los préstamos se valoren a su valor total, siempre que esos préstamos estén siendo atendidos actualmente.»

«La deuda total relativa al PIB en el mundo es más alta ahora que antes de la crisis», advirtió este verano en un evento con el Banco de Pagos Internacionales.

“A medida que los intermediarios financieros descubren que sus activos han sido exagerados, se revelará su verdadero apalancamiento.”

– Acciones de moda

La deuda no es el único activo inundado por dinero barato: los mercados bursátiles también se han disparado.

Algo de esto es legítimo. Han surgido nuevas industrias en la última década a medida que los innovadores digitales y científicos crean un enorme valor para los clientes, inversores y trabajadores. Pero puede ser difícil saber al principio qué ideas serán valiosas y cuáles una pérdida de tiempo. Esto corre el riesgo de crear burbujas.

Los éxitos y las calamidades recientes muestran los riesgos involucrados, y podrían comenzar a dejar salir el aire del mercado.

Uber, la aplicación de transporte público, aumentó sus acciones a $ 45 en mayo, pero cada una ahora vale menos de $ 30.

We Work, que ofrece espacios de oficina flexibles, tenía una valoración estimada de $ 47 mil millones hace unos meses. Pero tuvo que recortar esa valoración ya que buscaba salir al mercado, reduciendo la probable capitalización a tan solo $ 10 mil millones antes de suspender su salida a bolsa.

Por el contrario, Beyond Meat, que produce productos similares a la carne a partir de plantas, ha sido un gran éxito hasta ahora. Sus acciones salieron a $ 25 en mayo y ahora cotizan a casi $ 150.

No se trata solo de acciones. La burbuja más grande de los últimos tiempos podría ser el bitcoin. La posible moneda de discutible utilidad en el mundo real se inventó en 2009 y cotizó brevemente por encima de $ 20.000 a finales de 2017. Ahora se cambia de manos por alrededor de $ 8.000.

– Acciones seguras

Del mismo modo que las nuevas empresas radicales podrían convertirse en una burbuja, también podrían serlo las acciones muy seguras.

Los bonos alguna vez fueron un refugio seguro en comparación con las acciones, pero los inversores que temen una burbuja en los bonos han recurrido a acciones «defensivas» que deberían hacerlo bien en los buenos y malos tiempos económicos.

Los productos básicos de consumo y las compañías de software están en la lista de esas empresas consideradas como muy sólidas y que han sido favorecidas por los inversores. Pero a medida que su popularidad ha aumentado, también lo han hecho los precios, y se corre el riesgo de que se desarrolle una burbuja aquí también.

– China

La vivienda, los bancos, los bancos en la sombra, las acciones, los bonos y la deuda del gobierno local han sido objeto de temores de burbujas en China en los últimos años. Un factor clave es que sus deudas han aumentado a niveles generalmente asociados con países ricos, mientras que China todavía no es rica, al menos per cápita.

Eso genera temores de que sus deudas sean insostenibles y puedan causar un colapso si no logra mantener su tasa de crecimiento. El crecimiento sigue siendo alto para los estándares de los países ricos, pero ahora está cayendo por debajo del punto de referencia del 6% antes de lo que a las autoridades les gustaría.

«El mayor desafío es eliminar el riesgo del sistema bancario, cuya urgencia se ve por los recientes rescates de los bancos Jinzhou y Baoshang», dice Eleanor Olcott en TS Lombard.

Esto se detuvo cuando Beijing buscó evitar cualquier vergüenza en el período previo al 70 cumpleaños de la República Popular, pero ahora que las celebraciones han terminado, «es probable que veamos un número creciente de rescates financieros», añade.

Te podría interesar también