El alza de la tasa Dicom de BsS 2,4 a BsS 60 por dólar tras la puesta en marcha del plan de recuperación económica en agosto, supuso un incentivo para quienes envían dinero desde el extranjero a familiares o amigos en Venezuela. Pero a más de dos meses de la medida, el tipo de cambio oficial se ha rezagado considerablemente en comparación con el precio del mercado paralelo.

El gobierno de Nicolás Maduro impuso una devaluación de la moneda de 96% para unificar la tasa de cambio en 60 bolívares soberanos por dólar, cotización que la divisa mostraba en el mercado no oficial días antes del anuncio.

La intención inicial del Ejecutivo era hacer “atractivo” su precio para desinflar la presión sobre mecanismos no oficiales y tener un mayor control sobre estas divisas, en medio de un contexto de escasez de ingresos.

No pasó mucho tiempo para que el dólar paralelo comenzara su despegue y la primera semana de noviembre su precio ya es cuatro veces la tasa Dicom de la subasta 56 -la más reciente- cuando se fijó en BsS 64,89.

De acuerdo con la cuenta de Twitter Monitor Dolar que publica varios precios para el euro y el dólar, este último cerró el lunes 5 de noviembre en Bs 263,81 promedio.

Solo tres casas de cambio están autorizadas desde mayo por el gobierno para recibir remesas. Desde la unificación de los tipos de cambio se ha observado un aumento en los volúmenes, dijeron a Banca y Negocios fuentes vinculadas al sector. Pero este comportamiento puede verse afectado si la tasa paralela se mantiene en escalada y el gobierno mantiene rezagado el Dicom.

Desde junio, cuando efectivamente se empezaron a recibir las remesas, estas han ido en crecimiento. Si bien desde que las tasas convergieron en agosto, el aumento ha sido de 20% en el caso de una de las empresas que opera ese mercado, existe temor a que la actividad se estanque. “El diferencial con el paralelo se abrió mucho”, dice la fuente esperanzada en que la tasa del Dicom suba para que vuelva a ser atractiva para los emisores en el extranjero.

De acuerdo con Ecoanalítica, las remesas durante el primer semestre de 2018 se incrementaron 56,5% en comparación con igual período de 2017, al pasar de 759,3 millones de dólares a 1.188,10 millones de dólares.

Asdrúbal Oliveros, socio director de la firma, proyecta que el año cierre con un flujo neto de divisas vía remesas por el orden de $2.500 millones. En 2017 se ubicaron en $1.138 millones.

Ecuador, México, España, Italia y Argentina son los principales países desde los cuales se hacen remesas a Venezuela, sumida en una economía de fuerte escasez e hiperinflación, que en el mejor de los casos estará por encima de 1.300.000%, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

La depresión por la que atraviesa el país ha provocado la mayor ola migratoria reciente de América Latina, provocando la salida de 2,3 millones de personas desde 2015, de acuerdo con estimaciones de organizaciones internacionales.

Las casas de cambio se mantienen a la espera del reglamento que les permita participar en la venta de divisas vía remesas.

La primera semana de septiembre, el Ejecutivo dio a conocer el Convenio Cambio Nº 1 que en teoría flexibiliza el control de cambio vigente desde 2003 y que abriría las puertas a la compra y venta de divisas en un mercado supervisado. Sin embargo, ni la bancos ni las casas de cambio pueden hacerlo directamente hasta ahora. Solo a través de las subastas del Dicom del BCV y cuyas operaciones se realizan entre particulares que hacen sus posturas y se liquidan en las entidades bancarias luego de hacer el cruce entre los montos de oferta y demanda,

 

 

 

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización