Encuesta | conozca el lado oscuro del Teletrabajo: solo 5% no quiere regresar a la oficina

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Encuesta | conozca el lado oscuro del Teletrabajo: solo 5% no quiere regresar a la oficina



Una de las consecuencias inmediatas más notables que está dejando la pandemia de Covid-19, es el confinamiento repentino y prolongado en el que la gran mayoría de las personas está inmersa. Como medida elemental para prevenir contagios y conservar la salud, trabajadores de todas partes del mundo se están viendo obligados a mantenerse lejos de sus puestos en fábricas, comercios y oficinas; y miles
de millones de empresas han debido parar sus operaciones total o parcialmente.

Solo aquellos que pueden hacer su trabajo de oficina desde casa, logran mantenerse activos laboralmente, al mismo tiempo en que respetan el confinamiento preventivo. Pero es necesario poner atención: trabajar desde casa sin las medidas ergonómicas adecuadas puede generar molestias y afecciones que, sin la debida corrección, terminarán afectando la calidad de nuestro trabajo y la vida en familia.

Cruzsalud, una empresa con 15 años dedicados a cuidar la salud laboral de miles de trabajadores de las más importantes empresas del país, realizó un estudio entre 150 personas que están en Venezuela, trabajando desde sus casas a propósito del aislamiento preventivo.

71% son colaboradores menores de 45 años, de los cuales 57% refiere alguna molestia nueva o dolor muscular, al tiempo que reporta la intensificación de molestias musculares previas.

El mobiliario, la iluminación, el ambiente, los equipos y el horario, son algunos de los principales factores que determinan la calidad de las condiciones en las que se trabaja.

Cuando se pasa sin planificación al teletrabajo, todos estos elementos se ven alterados o afectados de alguna forma. Indiscutiblemente, las oficinas y espacios destinados para trabajar tienen un diseño específico para tal fin. El diseño de las viviendas no suele tomar en cuenta las condiciones necesarias para realizar el trabajo de oficina, de una manera más efectiva y eficaz.

Un cambio repentino al teletrabajo puede conducir a  cambios o posturas carentes de ergonomía, las cuales finalmente se traducen en síntomas del sistema músculo esquelético, por ejemplo: mialgias o dolores musculares, artralgias o dolores articulares, entre otros de los síntomas más frecuentes durante el teletrabajo.

Cada paciente lo puede referir de diferentes maneras: dolor, ardor, sensación de “quemazón”, pesadez, presión, etc., comentó el doctor Jorge Rojas, director Médico de Cruzsalud.

– Espacios inadecuados –

El dormitorio, la sala de estar y el comedor son los espacios que la gente más usa para trabajar desde casa.

De hecho, 31% dice contar con una oficina o estudio en su vivienda; 29% de los encuestados señala que
trabaja sin siquiera uno de los elementos mínimos recomendados para trabajar desde casa: (silla, mesa, luz blanca ni mouse pad); 30% dispone de una silla ergonómica en su casa.

Por otra parte, 54% no tiene luz blanca para trabajar en casa y 70% no usa mouse-pad ergonómico.

La gran mayoría de los encuestados trabaja principalmente en laptops y teléfonos celulares. Apenas el 20% lo hace desde una computadora de escritorio.

Habiendo asumido el teletrabajo con poco o ningún tiempo de anticipación, lo más frecuente y esperado es que no se disponga de los espacios adecuados, ni los equipos apropiados para laborar desde el hogar. En efecto, la gran mayoría de los encuestados refiere trabajar en espacios sin las condiciones convenientes, desde el punto de vista ergonómico.

Se hace necesario tomar medidas dirigidas a generar condiciones lo más cercanas posible a lo establecido en la normativa ergonómica vigente para evitar efectos adversos como los TME (Trastornos Músculo Esqueléticos).

– ¿El teletrabajo es satisfactorio y productivo? –

Un punto interesante es que el teletrabajo realmente implica que, por diversas razones, los colaboradores terminan por trabajar más horas diarias por jornada. De hecho, 48% está trabajando durante más horas, mientras que  31% tiene jornadas más cortas que antes de la cuarentena.

Igualmente, se están registrando descalabros con los horarios. El estudio de Cruzsalud revela que 27.2% refiere que trabaja en el mismo horario. 18.5% dice que no, que ahora comienza a trabajar más temprano, mientras que 54.3% dice que no, que ahora comienza a trabajar más tarde.

La encuesta revela un detalle crucial para evaluar este modelo de relación laboral: 42% refiere que su rendimiento es menor. 23.8% dice que rinde más. 34% rinde igual desde casa que desde la oficina. Además, 47% tiene igual o mayor motivación. 53% refiere le cuesta comenzar a trabajar y le resulta difícil concentrarse.

Las jornadas de trabajo más prolongadas, reportadas por un grupo importante de los encuestados, implican mayor exposición a condiciones no deseables o disergonómicas. Por otro lado, la mayoría de los trabajadores reporta una alteración en su horario laboral.

Esta alteración muy probablemente también se vea reflejada en sus patrones de sueño y alimentación, así como otras actividades o rutinas que se ejecutan como parte de la dinámica familiar. La ruptura de los hábitos regulares de los colaboradores puede afectar la calidad del trabajo efectivamente realizado. De hecho, más de la mitad de los encuestados reporta dificultad para iniciar el trabajo y conservar la concentración.

– Efectos indeseables –

El 73% de los colaboradores encuestados reporta alteraciones en sus patrones de alimentación, siendo la mayor tendencia a saltar comidas y comer en nuevos horarios. Solo 23% mantiene la misma rutina de ejercicios que antes de la cuarentena.

Por otra parte, 79% reporta insomnio, alteraciones en el patrón de sueño y la calidad de su descanso. El 21% no tiene alteraciones en su patrón de descanso.

71% de los entrevistados en el estudio de Cruzsalud, refiere afectación de la dinámica familiar, mientras que 29% dice que el teletrabajo no afecta tal dinámica.

En el intento de alcanzar el 100% de efectividad en el teletrabajo, sin la debida preparación, se puede afectar toda la dinámica de la cotidianidad de los colaboradores. En consecuencia, se puede afectar también el funcionamiento del entorno familiar, o las personas que conviven con el trabajador.

Por un lado, la disponibilidad ilimitada y sin restricciones de alimentos de toda clase en el hogar, contrasta notablemente con las restricciones presentes en una oficina, donde se prohíbe comer fuera de los horarios y lugares establecidos para tal fin.

A su vez, el incremento del sedentarismo inducido por la cuarentena, sumado a la alteración de los horarios para comer, así como la cantidad y calidad de los alimentos consumidos, generan finalmente un incremento del peso corporal.

– Después de la cuarentena –

Si bien apenas el 5% de los encuestados manifiesta su deseo de continuar trabajando exclusivamente desde casa, 44% desea regresar a laborar desde su oficina.

Llama especialmente la atención que el 51% de los trabajadores encuestados dice que quisiera experimentar la mezcla entre ambas modalidades.

De acuerdo con las apreciaciones del doctor Jorge Rojas, director Médico de Cruzsalud, las percepciones para realizar el trabajo desde el hogar, oficina o una mezcla de ambos es producto de una serie de variables subjetivas aplicadas por cada persona.

Sin embargo, las condiciones mínimas para realizar el trabajo son fundamentales y decisivas al momento de tomar dicha determinación. Lo más importante radica en que sin importar el lugar donde se ejecute el trabajo, éste debe cumplir con todas las condiciones mínimas aceptadas por las normativas globales, en cuanto al diseño de los espacios y condiciones de trabajo.

Te podría interesar también