Tras la proyección de inflación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Venezuela de hasta 1.000.000% para finales de 2018, los empresarios deben cuidar los costos de reposición de su mercancía, como medida urgente para manejar la escalada de precios.

Una clave para la supervivencia de la empresa es tener una estructura de costos que refleje la realidad. El costo de reposición es el factor clave junto con una política de precios que permita la viabilidad del negocio, es mejor vender poco y ganar que vender mucho y perder.

Las personas están comprando lo que pueden en el momento en el que reciben dinero, sin embargo, no siempre se consiguen los productos, pues los de más difícil acceso tienden a desaparecer porque el precio es inalcanzable.

“Una inflación de 1.000.000% anual es igual a una inflación mensual aproximada de 116%, viendo la dinámica actual del país, podría quedarse corta. No todos los sectores tienen la misma inflación, ya que alimentos o medicinas pueden estar por encima de esa proyección”, dijo consultor en estrategia empresarial Héctor Benavente, quien ha analizado países que han sufrido hiperinflación y los ha comparado con la situación venezolana.

Este fenómeno inflacionario va acompañado de una fuerte escasez de billetes y la pérdida de valor de la moneda, “por lo que no entender el ciclo económico puede llevar a una empresa a la debacle”, dijo.

También hay que estar alerta con respecto a los patrones de consumo. “Vamos a entrar en un etapa mucho más fuerte, con una crisis más acentuada, donde la población, en especial la clase media, perderá mucho más poder adquisitivo”, dice el consultor en nota de prensa.

Los empresarios deben entender el ciclo de inflación que estamos atravesando, para adaptarse y tomar medidas. “Prepararse, creando escenarios y planificando, ayuda a disminuir la incertidumbre. Dirigir un negocio bajo un ambiente tan inestable e inseguro es una tarea muy complicada donde los errores y falta de eficiencia son altamente penalizados”.

“Esta es una dinámica muy cambiante, hay que decidir casi de inmediato porque si no te adaptas y tomas las medidas necesarias la empresa se puede descapitalizar muy rápidamente, este es el principal problema de las empresas en la actualidad”, señala Benavente.

 

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización