No nacemos con ellos, pero muchos forman parte de nuestra vida cotidiana; los hábitos son acciones o comportamientos que repetimos con frecuencia y se encuentran presentes en todos los ámbitos de nuestro día a día. Sin embargo, además de estar perjudicando tu salud, te están haciendo envejecer.

Diariamente hacemos cosas que aceleran el proceso de deterioro físico. No se trata solo de genética: existen numerosos hábitos que influyen en la forma que envejece el cuerpo. La dieta, el tabaco, la exposición al sol y el ejercicio juegan un papel importante de cuán saludable estás, cómo brilla tu piel o incluso cómo funciona tu cerebro.

A pesar de que el envejecimiento es un proceso natural inevitable, existen ciertos hábitos en los que puedes estar participando y que están acelerando el proceso de actividades relacionadas con la edad; arrugas, dolores donde antes no había o deterioro mental.

Dado que muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que ciertos hábitos aparentemente rutinarios acortan drásticamente nuestra edad, hoy hablaremos de cinco cosas que debes evitar a toda costa para no envejecer tan rápido.

1. Fumar

Dejar de fumar no es una tarea sencilla, pero para la salud general y el bienestar del cuerpo y de la piel, sin duda vale la pena intentarlo. Se sabe que fumar causa una tez opaca, de apariencia y que no se puede remediar con crema hidratante antiedad y una buena rutina de la piel. Fumar también daña el colágeno y la elastina natural de la dermis, lo que produce una piel flácida y claros signos de envejecimiento.

2. Falta de actividad física

Si te consideras alguien perezoso o que simplemente no le gusta hacer ejercicio, te interesará saber que esto podría ser un hábito que realmente está haciendo que envejezcas mucho más rápido de lo que deberías. La ciencia ya ha demostrado innumerables veces los beneficios de la actividad física, incluso la más banal, como caminar todos los días 30 minutos.

3. Dormir poco

Es cierto que todos nos hemos acostado tarde alguna noche. No obstante, cuando esto se coge por costumbre, debes saber que trasnochar no está haciendo ningún favor al aspecto de tu piel. Es importante dormir y descansar, como mínimo siete horas; durante el sueño profundo nuestra piel se somete a una autorreparación natural. Si nos privamos de ese tiempo, la piel podría empezar a verse cansada y aparecer ojeras y bolsas debajo de los ojos.

4. Dieta

En caso de que la mayoría de tus comidas sean aptas para el microondas, ricas en grasas saturadas o fritos, estas son malas noticias: somos lo que comemos. Una dieta equilibrada es súmamente importante tanto para la salud general del cuerpo como para nuestro aspecto físico. Las verduras, por ejemplo, son una base fundamental de cualquier dieta porque contienen vitaminas, nutrientes, antioxidantes, fibra y agua; componentes indispensables para evitar el envejecimiento acelerado.

5. Exposición al sol

Salir al aire libre y disfrutar del sol es bueno para aumentar su estado de ánimo y absorber vitamina D. Sin embargo, una exposición excesiva a los rayos UVA son el motivo principal de un envejecimiento acelerado de la piel. La primera señal, y más clara, son las arrugas. Exponerse al sol sin protección provoca la pérdida de colágeno y elastina que da lugar a que parezcas más mayor.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización