El poder adquisitivo del sur de Europa, nueva meta para la economía polaca

// EFE

El poder adquisitivo del sur de Europa, nueva meta para la economía polaca



La economía polaca no ha parado de crecer durante las últimas dos décadas, y el resultado es que Polonia supera ahora en paridad del poder adquisitivo (PPA) a Grecia y Portugal, e incluso aspira a rebasar a Italia en una década si el país centroeuropeo mantiene su ritmo de crecimiento.

A comienzos de este año el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que el PIB per cápita por paridad del poder adquisitivo de Polonia había alcanzado los 33.860 dólares, lo que superaba ligeramente al de Portugal (33.665 dólares), que pasó así a ser el segundo país del sur de Europa (después de Grecia, en 2016) en ser rebasado por la locomotora polaca.

La paridad del poder adquisitivo es un indicador económico que compara el nivel de vida entre distintos países teniendo en cuenta el producto interior bruto (PIB) per cápita en términos del coste de vida en cada país.

Además, para este 2020 el FMI ha pronosticado que Polonia crecerá un 3,1 %, mientras que Portugal solo lo hará un 1,6 %, siempre sin tener en cuenta los posibles efectos del coronavirus.

Aunque en términos monetarios la diferencia es todavía reducida, el simbolismo de este dato es significativo ya que evidencia el fin del estereotipo histórico que existe sobre Polonia y el resto de países de la región, considerados como más pobres y menos desarrollados que sus vecinos de Occidente, explicó a Efe el economista polaco Aleksander Lazek.

El éxito económico de Polonia es un ejemplo más de cómo los países del Este de la Unión Europea (UE) están poco a poco acercándose e incluso superando en algunos ámbitos económicos a sus socios del sur.

Hungría, que con un 4,9 % lideró el crecimiento en el conjunto de la UE durante 2019, también superó a Portugal en PPA el pasado año. Mientras, la República Checa (38.800 dólares) reduce rápidamente distancias con Italia (40.400) y también se acerca a España (41.600 dólares).

Otros países de la región como Estonia (35.800), Eslovaquia (36.600) y Eslovenia (38.400) también aspiran a igualar a Italia en PPA.

No obstante, hay que recordar que el PIB de Polonia (algo más de 594.000 millones de dólares en 2019 según el FMI) está todavía lejos del de Italia (2 billones de dólares) y España (más de 1,4 billones de dólares), aunque sí es solo algo mayor que el de Portugal (593.295 millones de dólares) y Grecia (219.752).

«En condiciones estables, algo poco probable en un plazo de diez años, podríamos suponer que Polonia puede llegar a superar a España en el PIB per cápita por paridad del poder adquisitivo, aunque con seguridad no lo hará en PIB per cápita nominal», opina el presidente de la Cámara de Comercio Hispano-Polaca, Javier Sosnowski, en declaraciones a Efe.

Sosnowski subraya que una de las claves de la fortaleza de la economía española es la internacionalización de las empresas, «con una constante expansión en los mercados exteriores, lo que ha dado a España una resistencia a las crisis económicas».

«Las empresas polacas ya están realizando esta tarea de internacionalización, aunque llevan varios años de retraso con respecto a las españolas», apunta.

En la campaña electoral de las pasadas europeas, el líder del partido gobernante en Polonia, Jaroslaw Kaczynski, afirmó que el PIB per cápita de Polonia alcanzará al promedio europeo en 2033, mientras que se igualará al de Alemania para 2040.

Aunque el discurso electoral a veces poco tiene que ver con la realidad económica, ya que un informe elaborado en 2019 por la Escuela de Economía de Varsovia sostiene que si Polonia continúa la tasa de crecimiento económico que ha mantenido desde 1990 a 2018, logrará alcanzar la media comunitaria en 14 años y a Alemania en 21.

Según el citado informe, si se mantiene ese nivel de crecimiento el país centroeuropeo necesitará cerca de 14 años para alcanzar la tasa promedio de PIB per cápita de la zona euro.

Para Lazek, alcanzar la media comunitaria es algo “posible”, aunque lograr igualar a Alemania no lo es, especialmente si se tiene en cuenta el peso industrial y exportador de la economía germana, cuyo PIB nominal rozó en 2019 los 3,9 billones de dólares.

Te podría interesar también