El petróleo de Texas cerró con baja del 2,1 %

// EFE

El petróleo de Texas cerró con baja del 2,1 %


El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó este viernes un 2,1 % y cerró en 54,17 dólares el barril, en una jornada marcada por una nueva escalada en la guerra comercial entre Estados Unidos y China a poco de que arranque este fin de semana la cumbre del G-7 en Biarritz (Francia).

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros de WTI para entrega en septiembre restaron 1,18 dólares con respecto al cierre del miércoles.

Los precios del petróleo de Texas profundizan aún más su tendencia a la baja después de que China anunciase hoy la imposición de aranceles a bienes estadounidenses por valor de 75.000 millones de dólares como contramedida a las tarifas americanas, mientras el presidente Donald Trump pidió a las empresas de su país que busquen «una alternativa a China», lo que incluye «volver a casa».

El Ministerio de Comercio de China anunció aranceles adicionales del 5 % o 10 % sobre un total de 5.078 productos originarios de los Estados Unidos, incluidos productos agrícolas como la soja, el petróleo crudo y los aviones pequeños.

En represalia, el presidente de los Estados Unidos ordenó a las compañías estadounidenses que buscaran formas de cerrar sus operaciones en China y, en su lugar, fabricar más de sus productos en Estados Unidos.

Todo esto preocupa a los inversores, que ven en esta guerra comercial entre las dos principales economías del mundo un factor de desaceleración económica y, por tanto, una menor demanda de crudo.

Pero los inversores también estuvieron pendientes del discurso del presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, en el simposio económico anual en Jackson Hole, Wyoming, quien dio pocas pistas sobre si recortará o no los tipos de interés.

Powell aceptó este viernes que existe preocupación sobre una posible desaceleración prolongada motivada principalmente por la incertidumbre sobre la política comercial global, aunque evitó dar detalles sobre sus próximos pasos.

«Las perspectivas de crecimiento mundial se han deteriorado desde mediados del año pasado. La incertidumbre de la política comercial parece estar desempeñando un papel en la desaceleración mundial y en el débil gasto en manufactura y capital en Estados Unidos», subrayó el presidente de la Fed.

Asimismo, Powell aseguró que la baja inflación, que en el caso de Estados Unidos está actualmente por debajo del objetivo de la Fed del 2 %, es otro de los factores que están impulsando la desaceleración de la economía global.

Para profundizar aún más en la preocupación por la posibilidad de una recesión, las industrias manufactureras estadounidenses registraron su primer mes de contracción en casi una década.

Por otra parte, los contratos de futuros de gasolina con vencimiento en septiembre restaron algo más de dos centavos, hasta los 1,64 dólares el galón, y los de gas natural con vencimiento para el mismo mes prácticamente no se movieron de los 2,1 dólares por cada mil pies cúbicos.

Te podría interesar también