El coronovirus presiona a la OPEP+ para un nuevo recorte de la oferta

// EFE

El coronovirus presiona a la OPEP+ para un nuevo recorte de la oferta



Presionados por el impacto de la epidemia de coronavirus en la demanda y los precios del petróleo, la OPEP y sus aliados (OPEP+) estudian esta semana en Viena un nuevo recorte de su ya limitada oferta conjunta de crudo.

Los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) han comenzado a llegar a la capital austríaca, donde mantienen consultas oficiosas para acercar posiciones ante la 178 conferencia convocada para este jueves.

Al día siguiente continuarán las negociaciones con sus homólogos de los diez productores independientes, entre ellos Rusia y México, que desde finales de 2016 se han adherido al grupo en sus esfuerzos para apuntalar la cotización del «oro negro».

La cita está marcada totalmente por la creciente expansión del COVID-19 en el mundo, su impacto en la demanda de energía y la gran incertidumbre que genera al desconocerse qué dimensiones puede llegar a alcanzar, y por cuánto tiempo.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula que la demanda global de petróleo, «duramente golpeada» por la epidemia, sufrirá este trimestre su primera contracción en más de una década, con una caída de 435.000 barriles diarios (bd) respecto al mismo periodo de 2019, según advirtió a mediados de febrero.

De forma similar, la OPEP rebajó un 19 % sus predicciones sobre el consumo de petróleo en 2020.

– Mercados esperan fuerte recorte –

«Dados los profundos efectos en la demanda de petróleo, la OPEP+ estará interesada en lograr algún impacto en el mercado de cualquier recorte que, de todos modos, tendrá que hacer debido a la reducción de la demanda de su crudo», explicó Bill Farren-Price, director de la asesora británica RS Energy Group.

«Pero no hay consenso sobre cómo se ve eso en este momento. Se discutirá hasta el final», vaticinó el experto.

Ya a principios de febrero, el presidente de turno de la OPEP y ministro de Energía de Argelia, Mohamed Arkab, advirtió de que «la epidemia de coronavirus está teniendo un impacto negativo en las actividades económicas, particularmente en los sectores de transporte, turismo e industria».

Con esas palabras Arkab comentó la recomendación del comité técnico de la OPEP+ de «extender los ajustes de producción (…) hasta el final de 2020» y además adoptar una reducción adicional.

La propuesta filtrada a la prensa era un recorte de 600.000 bd de crudo, que se sumarían a la reducción en 1,7 millones de barriles diarios (mbd) en vigor, pero no halló el visto bueno de Rusia, que pidió más tiempo para estudiarla.

Ahora, «según fuentes anónimas, los saudíes están llamando a profundizar los recortes en otro millón de bd, algo que ayer quedó reflejado en la sólida subida del precio del crudo», recuerda la consultora vienesa JBC Energy en un análisis sobre la evolución del mercado petrolero.

La situación es estudiada una vez más por el citado comité, que, reunido hoy y mañana en el secretariado de la OPEP, volverá a hacer una recomendación a los ministros.

– Extrema volatilidad de precios –

El valor del petróleo ha estado fuertemente presionado a la baja desde mediados de enero, una tendencia acentuada la semana pasada, cuando el precio del Petróleo Intermedio de Texas (WTI), referente en Estados Unidos, perdió un 16 %, hasta 44,76 dólares por barril, su mayor caída semanal desde diciembre de 2008.

Repuntó con fuerza el lunes, hasta 46,75 dólares, y se mantenía este martes al alza, aparentemente impulsado por el estímulo de los bancos centrales y la expectativa de un recorte de los suministros petroleros.

El petróleo Brent, de referencia en Europa, superaba esta mañana los 53 dólares/barril, tras añadir un 3 % a la subida del lunes.

No obstante, estos niveles están lejos de los 70 dólares de principios de año y más aún de los 80 dólares a los que aspira Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de crudo y por eso líder natural de la OPEP.

«El mercado se ha recuperado algo (…) pero los precios siguen siendo demasiado bajos para lo que necesitan la mayoría de los miembros del cartel para equilibrar sus presupuestos», señala hoy la consultora vienes JBC en un análisis.

– A la espera de Rusia –

La incógnita es si Rusia se sumará a la propuesta saudí, ya que no habría otra resistencia en el seno de la OPEP a profundizar la limitación de las extracciones.

«Por lo general, Rusia se resiste, pero al final acepta los recortes, aunque pide concesiones en cuanto al volumen y duración del acuerdo», recuerda Farren-Price, quien vaticina un «probable» recorte «de más de 600.000 bd» como resultado de la reunión.

«No podemos asumir que los diversos actores de la OPEP+ tengan una opinión uniforme sobre si es necesario tomar medidas adicionales en este momento», dice por su parte David Wech, director ejecutivo de JBC Energy.

«Nuestra evaluación es que una renovación de los niveles actuales de producción podría ser suficiente para mantener los precios del petróleo en una franja entre 50 y 60 dólares», añade.

El coronavirus también influirá en la organización y desarrollo de las conferencias: para limitar el riesgo de contagios, se ha reducido el número delegados asistentes y vetado el acceso de la prensa al secretariado de la organización.

Te podría interesar también