EEUU sube la apuesta diplomática para desalojar a Maduro del poder

// AFP

EEUU sube la apuesta diplomática para desalojar a Maduro del poder



Estados Unidos aumenta la presión diplomática contra el gobierno de Nicolás Maduro al convocar para este martes una reunión urgente sobre Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU, aunque en paralelo agita la amenaza del uso de la fuerza para forzar su salida.

La opción militar en Venezuela es esbozada por Donald Trump desde hace meses, pero es difícil que el presidente estadounidense se oponga a la voluntad del Grupo de Lima, integrado por 13 países latinoamericanos y Canadá, que el lunes descartó el uso de la fuerza para derrocar a Maduro al reunirse la mayoría de sus miembros en Bogotá.

El chavismo ha invertido millones en las últimas dos décadas para fortalecer y engrosar las filas de sus fuerzas armadas, que poseen más de 365.000 integrantes y 1,6 millones de milicianos civiles.

Aunque unos pocos cientos de militares desertaron y cruzaron la frontera hacia Colombia, acogiéndose a la amnistía prometida por el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por Estados Unidos y medio centenar de países, la cúpula militar se mantiene leal a Maduro.

– Un muro diplomático –
Mientras aguarda, Washington apuesta a erigir un muro diplomático en torno al heredero de su fallecido archienemigo Hugo Chávez, y ha preparado un proyecto de resolución en la ONU que llama a elecciones presidenciales «libres, creíbles y justas» en Venezuela, en presencia de observadores internacionales.

Si es sometido a votación en el Consejo, que se reunirá para discutir la crisis venezolana a las 15H00 (20H00 GMT), el proyecto sería posiblemente vetado por Rusia, que apoya a Maduro.

Rusia, en tanto, ha preparado su propio proyecto de resolución que denuncia los «intentos para intervenir» en Venezuela y se inquieta por «amenazas del uso de la fuerza». Pero no tiene por ahora los nueve votos necesarios para aprobarlo.

La situación en Venezuela ha dividido a los Estados miembros de la ONU, donde decenas de países como China, Irán, Corea del Norte, Cuba, Nicaragua y Bolivia también apoyan a Maduro.

«Esperamos una transición pacífica hacia la democracia. Pero el presidente Trump lo ha dejado claro: Todas las opciones están sobre la mesa», advirtió el lunes el vicepresidente estadounidense Mike Pence al asistir a la cita del Grupo de Lima en Bogotá.

Estados Unidos anunció esta semana el congelamiento de activos de cuatro gobernadores alineados con Maduro en represalia por la represión de manifestantes que defendían el ingreso de ayuda humanitaria extranjera reclamado por Guaidó en las fronteras con Colombia y Brasil.

Cuatro personas murieron el fin de semana y cientos resultaron heridos en estos enfrentamientos, según la ONG Foro Penal.

Washington también pidió al Grupo de Lima que transfiera los activos de la compañía estatal petrolera PDVSA a Guaidó, y que no dejen ingresar al «círculo íntimo de Maduro» a sus países.

Y anunció un nuevo desembolso de 56 millones de dólares para los países que reciben migrantes venezolanos, elevando a 195 millones la suma donada en los últimos dos años para que la región enfrente el éxodo de 2,7 millones de venezolanos desde 2015.

El Grupo de Lima, de cuya reunión el lunes se marginaron México y otros tres miembros, aseguró por su lado que pedirá a la Corte Penal Internacional (CPI) considerar la «violencia criminal del régimen» de Maduro ante la «grave situación humanitaria» que está generando en Venezuela.

– «Una amenaza para toda América Latina» –
Guaidó, que se autoproclamó presidente hace un mes y también asistió a la reunión del Grupo de Lima en Bogotá, reclama como Washington «tener abiertas todas las opciones contra Maduro».

«Ser permisivos con la usurpación de poder sería una amenaza para toda América», afirmó el lunes.

Pence le dio un fuerte espaldarazo: «Estamos con usted 100%».

Guaidó anunció que regresará a Venezuela esta semana, tras haber burlado una orden de la justicia que le impedía salir del país para viajar a la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera, a fin de coordinar el ingreso de alimentos y medicinas donados sobre todo por Estados Unidos.

El canciller colombiano Carlos Holmes Trujillo informó que Guaidó es blanco de «serias y creíbles amenazas» y responsabilizó al gobierno «usurpador» de lo que le pueda ocurrirle.

Un equipo de periodistas de la cadena Univisión fue retenido el lunes durante más de dos horas en la sede de la presidencia venezolana durante una entrevista a Maduro.

Jorge Ramos, conductor de Univisión, explicó que el mandatario abandonó la entrevista cuando le mostró un video de jóvenes venezolanos hurgando comida en la basura.

Univisión dijo que Maduro «ordenó detener la grabación, decomisar los equipos y retener a los periodistas», y denunció que fueron deportados este martes, sin que les devolvieran el equipamiento.

Venezuela atraviesa la peor crisis de su historia moderna, con una aguda hiperinflación y escasez de alimentos y medicamentos.

Te podría interesar también