Ecuador se suma a Colombia como retador a la «potencia» petrolera de Venezuela

// Armando J. Pernía / Foto: AFP

Ecuador se suma a Colombia como retador a la «potencia» petrolera de Venezuela



La evolución reciente de los precios petroleros muestra el nerviosismo del mercado por las tensiones entre Estados Unidos, Arabia Saudita y otras naciones del área del Golfo Arábigo-Pérsico e Irán, por lo que ya los principales analistas anticipan un período de cotizaciones con tendencia al alza que Venezuela no podrá aprovechar, por la crisis que afecta a la industria de hidrocarburos y las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Tras dos semanas de cotizaciones a la baja, el precio de la cesta venezolana cerró en 55,76 dólares por barril en la semana terminada el 21 de junio. Posiblemente, más allá de los factores intrínsecos del mercado, donde existe una sobreoferta que se cifra entre 1.100.000 y 1.300.000 barriles diarios, los precios seguirán subiendo sostenidamente las próximas semanas.

La perspectiva se asienta en la posibilidad de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) alcance un acuerdo con sus aliados, encabezados por Rusia, del grupo OPEP+ para mantener el recorte de producción en un objetivo de 1.200.000 barriles diarios, un sacrificio que, esencialmente, han venido haciendo los sauditas, con el fin de contener el creciente poder de mercado de Estados Unidos, que se han convertido en uno de los principales extractores del crudo en el planeta.

La estrategia de hacer a Estados Unidos menos dependiente del crudo del Golfo, una zona históricamente conflictiva y volátil, ha ido más lejos de lo que se pensó y, de no ser por su elevado consumo, la producción estadounidense podría permitir una sólida corriente de exportaciones.

Venezuela, en cambio, no podrá ser parte de la fiesta de precios altos si, finalmente, el conflicto con Irán estalla y Estados Unidos enciende, otra vez, la mecha en el Medio Oriente. Según el informe de la OPEP en junio, la producción asciende a 1.050.000 barriles diarios, según las cifras oficiales del gobierno, y de 741.000 barriles, de acuerdo con las fuentes secundarias de la organización. Este es el número que cuenta a los efectos de los análisis de mercado.

En este contexto, Venezuela pierde entre 23.000 y 26.000 millones de dólares por año, si se calcula el costo de oportunidad dilapidado por la caída de la producción en el último sexenio, según las estimaciones más conservadoras, pues, por el ejemplo, el ex zar petrolero Rafael Ramírez sostiene que la pérdida alcanza a 40.000 millones de dólares anuales.

– Nuevos actores poderosos –

La oferta mundial de crudo es creciente, por eso la influencia de los eventos de tensión geopolítica han perdido la capacidad de impactar de manera sostenible el mercado de hidrocarburos. La crisis de Venezuela es de tal envergadura que, si se toma la cifra de las fuentes secundarias de la OPEP, Colombia ya supera la extracción nacional, con un volumen superior a 810.000 barriles por día, según cifras oficiales.

Pero, no solo Colombia reta al país con los mayores volúmenes en reservas de crudo del planeta. También aparece Ecuador, que ha incrementado su producción en lo que va de año hasta un promedio de 528.000 barriles por día, y no extrae un volumen mayor, porque la administración de Rafael Correa hostigó a las empresas petroleras extranjeras que actuaban en el país y dejó de cumplir compromisos financieros, por lo que no hubo campañas de exploración que sustituyeran los crudos de yacimientos gravemente afectados por sus factores de declinación.

Si los peores escenarios para la producción venezolana, previstos para este año, se cumplen, Venezuela podría llegar a los niveles de bombeo de Ecuador, una situación que no podía prever ni el analista más pesimista.

La administración de Lenín Moreno espera dejar la producción en un promedio de 700.000 barriles diarios en 2021, a través de una agresiva política de Alianzas Público-Privada (APP). Actualmente, las empresas privadas producen aproximadamente 115.000 barriles diarios, según datos del propio gobierno ecuatoriano, y se espera que esta extracción, al menos, se duplique.

Te podría interesar también