Dubai tendrá un rascacielos que se mueve

// Banca y Negocios @bancaynegocios


En las arenas de los Emiratos Árabes, la sorpresa siempre dice presente. Los taxis voladores y el Hyperloop One (el tren supersónico que unirá la distancia de 120 kilómetros entre Dubai y Abu Dhabi en solo 12 minutos) son el fiel reflejo de la revolución en medios de transporte.

Las alucinantes Islas Palm, los autos de oro o el exótico e imponente acuario en el centro comercial conforman tentadoras atracciones para conocer, refiere Infobae. También, desde hace tiempo, los edificios futuristas forman parte del skyline de Dubai. Entre los más conocidos están el Burj Khalifa o el Burj Al Arab. Ahora, la nueva invención será una obra que tiene en el dinamismo su principal y peculiar rasgo.

El último extravagante proyecto será un rascacielos que, además de los lujos en su interior, será capaz de moverse, dando giros de 360 grados para que los hospedados puedan disfrutar de la panorámica de la ciudad en su totalidad. Bajo el nombre de Dynamic Tower, fue diseñado por la compañía Dynamic Architecture –a cargo del arquitecto ítalo-israelí David Fisher– y estará listo para 2020. Albergará un hotel y viviendas residenciales.

El complejo tendrá 80 pisos que rotarán sobre el eje central. Cada uno de los apartamentos –que ocuparán la totalidad de la planta– costará 30 millones de dólares. Los propietarios podrán elegir a voluntad propia la velocidad con la que gira la habitación, independientemente de los otros apartamentos. Por ejemplo, se podrá programar la vuelta dependiendo de la vista al sol, lo que permitiría apreciar tanto del amanecer como del atardecer desde la misma habitación.

El único sector fijo será la zona de los ascensores, ubicada en la parte central. Los 420 metros de altura lo colocarán como el segundo más alto de la ciudad emiratí, solo por detrás del Burj Khalifa. En cuanto a la valoración, los creadores aseguran que la experiencia hotelera «estará más allá de estrellas»: habrá servicios exclusivos, alojamiento de lujo e instalaciones para el viajero con la mayoría de las tecnologías de vanguardia.

El sistema de rotación del rascacielos funcionaría con la propia energía del edificio. Con paneles solares y 79 turbinas eólicas, el complejo tiene en su origen un espíritu eco friendly. El movimiento de cada piso dependerá de las personas que se encuentren en el lugar, que podrán controlar el giro y su velocidad mediante control físico o comandos de voz.

Los 40 módulos que conformarán las plantas se construirían fuera del emplazamiento y luego serán enviados al lugar definitivo para culminar con el montaje final: la ambiciosa torre será la primera prefabricada en el mundo. Este sistema, indican los creadores, permitirá reducir el tiempo y los costos de la construcción.

En total, la obra concluida tiene un valor de 350 millones de dólares.

Te podría interesar también