¿Dónde empezaron a trabajar los grandes empresarios?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Dónde empezaron a trabajar los grandes empresarios?


No todo fue gloria en un principio. Los millonarios de nuestro tiempo no ganaban millones de euros. Ni tenían a su cargo a miles de empleados. Muchos de ellos empezaron por la base, como todo el mundo, pero con una sutil diferencia: una mentalidad centrada en alcanzar el éxito sin miedo a perder, según el portal Emprendedores.es.

Amancio Ortega

Pocos empresarios llevan la humildad por bandera y, posiblemente, Amancio Ortega se lleva el primer premio en este galardón. Antes de convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo con Inditex, Ortega era repartidor de la camisería Gala en La Coruña. Este negocio cerró hace cinco años porque su dueño decidió tomarse una merecida jubilación.

Jack Ma

«Tu primer trabajo es el más importante», dijo Jack Ma, el fundador del gigante del comercio electrónico Alibaba. «Esto no significa que tenga que ser el trabajo de tus sueños, o incluso uno que disfrutes especialmente. Pero tiene que ser uno donde puedas aprender de los demás y conocer tus fortalezas», detalla.

La mente brillante de Jack Ma estuvo durante un tiempo a remojo, aunque nunca sin perder el tiempo. En su juventud se encargaba de llevar y traer a turistas en su bicicleta, a cambio, él conseguía dos cosas: dinero y mejorar sus habilidades en el inglés. A veces no hay que trabajar en la mejor compañía para crecer, sino descubrir en qué lugar puedes desarrollar mejor tus fortalezas.

Jeff Bezos

Antes de que empezara a trabajar en el garaje de su casa para desarrollar Amazon, Jeff Bezzos trabajó, a la edad de 16 años, como cocinero en la cadena de restaurantes de comida rápida Mc Donald’s. No solo se encargaba de darle la vuelta a las hamburguesas sino de limpiar todos los recovecos de la cocina. ¿Qué enseñanzas extrajo Bezzos de su experiencia de verano en Mc Donald’s?

El magnate aprendió a trabajar bajo presión y cómo debía ser un buen gerente. Además, quedó fascinado con el nivel de automatización de la compañía, que luego emularía en Amazon.

“Puedes aprender a ser responsable en cualquier trabajo si te lo tomas en serio. Yo aprendí mucho cuando era adolescente trabajando en McDonald’s. Es diferente de lo que aprendes en la escuela. ¡No subestimes el valor de eso!”, dijo en una entrevista a Wired.

Warren Buffet

Conocido como uno de los inversores más exitosos del mundo, por no decir el que más. A sus 88 años continúa siendo el presidente y CEO de Berkshire Hathaway. Sus conocimientos de los mercados financieros le han convertido en una eminencia en el sector.

Tanto es así que, Buffett escribe todos los años una carta a los accionistas de su compañía, poniendo sobre la mesa su visión del año y siempre con la mirada puesta en un futuro prometedor.

Pero Buffett no siempre fue un icono del mundo de la economía. Él comenzó a buscarse la vida desde muy temprano. Con cinco años ya vendía chicles en su vecindario. El reputado empresario tenía el gen emprendedor en las venas: después de esto, empezó a vender limonada, eso sí, ya tuvo en cuenta factores como el punto de venta.

Buffett y su amigo vendían esta bebida refrescante en la calle de máximo tráfico peatonal de su ciudad. En la temporada de verano, Buffett trabajaba cargando palos de golf por 3 dólares al día.

Howard Schulz

Perteneció a la clase obrera de Nueva York. Cuando Schultz tenía 7 años su padre perdió el trabajo que sostenía a toda la familia. Las posibilidades del joven Schultz para ser alguien en la vida se acortaban.

Entonces, el creador de StarBucks encontró una salida en el deporte, destacando en muchas disciplinas. De esta forma, consiguió una beca para ir a la universidad, siendo el primer miembro de su familia en lograr esta hazaña.

Una lesión volvió a truncar todos sus planes y perdió la beca que le permitía estudiar la licenciatura en Comunicación. Ante grandes problemas, grandes soluciones. Schultz vendía su propia sangre para permitirse pagar sus estudios.

Al terminar la carrera empezó a trabajar como vendedor en Xerox y luego consiguió empleo en la compañía Hammarplast, que vendía máquinas cafeteras a Europa y Estados Unidos.

En esta empresa destacó como un solvente empleado, llegando a ostentar el cargo de Jefe de Ventas. Más tarde decidió dar el paso y fundar StarBucks, una de las franquicias de cafeterías más famosas del mundo.

Elon Musk

Llamado a ser el nuevo Steve Jobs, Bill Gates o Henry Ford… Su empresa, Tesla, es una de las más innovadoras del momento. Nació en Sudamérica y vivió allí hasta los 17 años. Decidió emigrar a Canadá para huir del servicio militar obligatorio. «Servir en el ejército sudafricano para reprimir a la gente negra, no me pareció una buena forma de emplear mi tiempo», explicó.

En Canadá realizó una serie de trabajos: se encargaba del cuidado de las verduras y sacaba contenedores de granos en la granja de su primo. Después de eso, aprendió a cortar troncos con una sierra de cadena en Vancouver.

Aun así, Musk considera que el trabajo más complicado para él fue limpiar la sala de calderas de un aserradero por dieciocho dólares la hora. “Tenía que ponerme un traje para materiales peligrosos y luego deslizarme por un pequeño túnel en el que apenas entraba”, dijo Musk.

Te podría interesar también