Los pacientes con diabetes se están viendo cada vez más afectados por el desabastecimiento de medicinas, principalmente quienes dependen del uso de la insulina que, además de reducir las dosis indicadas, están recurriendo a otras fórmulas por el miedo que les produce no encontrar el tratamiento para su enfermedad.

Esta situación es más alarmante en diabéticos tipo 1, ya que estos pacientes necesitan insulina para poder vivir.

Según la jefa del Servicio de Endocrinología y Metabolismo del Hospital Universitario de Caracas (HUC), Liliana Fung, algunos han dejado de colocarse esa hormona y comenzado a tomar medicamentos orales, además de otras fórmulas que les recetan muchas veces en las farmacias, porque es lo único que hay.

“El problema es que a veces no se los colocamos porque tienen alguna contraindicación, pero como es lo que consiguen, a pesar de habérselo dicho en la consulta, es difícil que no se automediquen por desesperación”, expresó.

Agregó que la mayoría de los pacientes llegan a la consulta refiriendo que no encuentran los fármacos indicados y que están tomando lo que consiguen, incluyendo productos a base de hierbas caseras, que no permiten un adecuado control metabólico y pueden ser tóxicos para el hígado.

“Lamentablemente en el sistema de farmacias privadas hay bastante escasez. El Ministerio del Salud, a través del Programa Endocrino-Metabólico, envía insulina a determinados hospitales, pero es poca y sólo para los pacientes controlados en esos centros”, comentó.

La galena señaló que también han notado un cambio en el patrón de alimentación de los diabéticos (disminución de la ingesta de comida), lo que hace que acudan a las emergencias de los centros de salud por disminución de los niveles de glucosa en la sangre y otras complicaciones.

“Lo que recomendamos al paciente en estos casos es que trate siempre de mantener la comunicación con el médico. Si no consigue algún medicamento y le ofrecen uno distinto en la farmacia, preguntarle si es posible usarlo y a qué dosis”, ya que los tratamientos son individualizados y lo que le funciona bien a uno a otro no, señaló Liliana Fung.

– Riesgo de diálisis –

La doctora Imperia Brajkovich, presidenta de la Sociedad Venezolana de Endocrinología, señaló que debido a complicaciones crónicas derivadas de la falta de medicamentos, han aumentado los casos de pacientes diabéticos con problemas renales que requieren diálisis, lo que agrava el panorama tomando en cuenta que tampoco hay material para la realización de ese procedimiento médico.

También señaló que hay pacientes que toman medicamentos vencidos de manera interdiaria, o en menos cantidad, cuando se sienten extremadamente mal, pero eso no ayuda a controlar la enfermedad. “Todo esto conlleva a que presenten deshidratación, infecciones, cuadros de cetoacidosis (elevación de la glucosa) y se descompensen más rápidamente, indicó en nota de prensa.

“El Ministerio de Salud ofreció entregar insulina, hipoglucemiantes orales y tiras reactivas, a través de las farmacias populares, previa inscripción en el programa de diabetes y presentación de un informe médico, pero los pacientes acuden a esos sitios y a ese despacho, y no les dan nada”, afirmó.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización