Deutsche Bank se desploma otro 6% y Merkel no quiere rescatar al banco

// eleconomista.es


Las acciones del mayor banco alemán se desploman hoy otro 6% en Fráncfort y macan nuevos mínimos, después de que este fin de semana el semanario Focus asegurara que Merkel no quiere oir hablar de rescate a la entidad.

Mientras, siguen creciendo las dudas sobre el estado de sus cuentas y de cómo va a resolver los diferentes frentes legales que tiene abiertos, incluida una posible multa de 14.000 millones de dólares. Aunque la canciller asegura que no habrá ayudas públicas, Deutsche Bank comienza a preocupar seriamente al establishment político alemán.

La entidad alemana lidera las caídas de los bancos europeos con unos analistas que ven insuficiente los 5.500 millones de euros que ha provisionado para afrontar sus problemas legales.

Porque además de la investigación en EEUU sobre su papel en la distribución de hipotecas basura, Deutsche también está siendo investigada por manipulación de divisas, metales preciosos y sacar capitales de Rusia.  Andrew Lim, analista de Société Générale, cree que el banco estará «significativamente infracapitalizado» aunque pudiera cubrir el litigio en EEUU. 

Merkel no quiere rescate

La canciller Angela Merkel ha descartado cualquier tipo de ayuda estatal a Deutsche Bank antes de las próximas elecciones de septiembre de 2017, según publicaba el semanario Focus este fin de semana.

Además, tampoco va a dar un paso para ayudar a la entidad en sus problemas en EEUU, según el citado medio, que asegura que este verano hubo una reunión entre la canciller y el consejero delegado de la entidad, John Cryan.

Las preocupaciones sobre el banco son globales, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya avisó a comienzos de verano que suponía el «mayor contribuyente neto a los riesgos sistémicos globales» tras suspender los test de estrés en EEUU. 

Este verano también resurgió el viejo fantasma de una fusión con Commerzbank, segunda entidad alemana, opción que Deutsche Bank desmintió aunque su consejero delegado reconocía que serían necesarias más fusiones en el sector financiero alemán. 

Los esfuerzos de Cryan en los últimos años por levantar un banco lastrado por su papel en la crisis financiera han incluido el abandono de las operaciones en una decena de países y una fuerte reducción de plantilla con el objetivo de controlar costes. Mientras, la rentabilidad del banco sigue sufriendo en un entorno de tipos de interés bajos. De hecho, Deutsche Bank ha criticado públicamente al BCE.

Las acciones del banco ya han caído alrededor del 50% en lo que va de año.

Resolverá «sin ayuda»

Por su parte, el banco ha dicho que resolverá sus propios problemas sin tener que depender de la ayuda de Berlín, indica Reuters. 

«(El presidente ejecutivo) John Cryan no pidió en ningún momento a la canciller alemana (Angela Merkel) que interviniese en el caso de las hipotecas con el Departamento de Justicia estadounidense», dijo un portavoz de Deutsche Bank.

«Deutsche Bank está decidido a resolver sus desafíos por sí mismo», dijo el portavoz del prestamista.

«Actualmente, no está bajo cuestión una ampliación de capital. Cumplimos con todos los requisitos regulatorios», añadió.

Cryan y Merkel se reunieron en julio para tratar las repercusiones del «Brexit», pero no hablaron de una potencial ayuda en los litigios que tiene el banco en Estados Unidos, dijo una persona con conocimiento de la situación.

Te podría interesar también