Este nuevo antibiótico, producido por un microbio, que fue bautizado como “pseudouridimycine” (PUM), logró destruir una amplia gama de bacterias, muchas de las cuales resistentes, durante las pruebas de laboratorio. También fue capaz de curar la escarlata en ratones.

El descubrimiento fue publicado el jueves en un artículo de la revista científica estadounidense Cell.

El pseudouridimycine neutraliza la polimerasa, una encima esencial para todas las funciones de cada organismo.

Sin embargo, su mecanismo es diferente al de la rifampicina, una clase de antibiótico que también esta dirigido a la misma enzima. También es diez veces menos de susceptible de desencadenar resistencia como los antibióticos que hay en el mercado.

PUM mató a veinte especies de bacterias de laboratorio y fue particularmente eficaz contra los estreptococos y estafilococos, que son muchas veces resistentes a múltiples antibióticos.

Comentarios