Una profundización de la salida de venezolanos a los países cercanos tendría un efecto económico de hasta $5.000 millones, de acuerdo con estimaciones de los economistas Dany Bahar y Sebastian Strauss, del Brookings Institution, quienes aseguran que las naciones vecinas requieren ayuda de la comunidad internacional para atender al flujo de migrantes.

“El costo de recibir a tal cantidad de refugiados podría ser sumamente alto. Ya hay indicios de desgaste en las comunidades fronterizas y, a este ritmo, los recursos en manos de las ciudades receptoras no serán suficientes para cubrir los costos”, señalan en un artículo publicado en el sitio web del instituto estadounidense.

Sus cálculos se basan en crisis de refugiados como la de Siria y detallan que “los costos de acoger y asistir a un refugiado sirio durante un año en Alemania, Turquía y Jordania (tres de los mayores receptores de sirios) se estiman entre $3.000 y $10.000.”

Explican que si bien los venezolanos aún no son calificados formalmente como refugiados, sí hay una salida masiva que puede profundizarse y apoyan la idea de que sean catalogados como tales.

“Ajustando estas cifras por diferencias en costo de vida y poder de compra, en Sudamérica estos costos corresponden a entre $2.000 y $6.500, dependiendo del país receptor. En Colombia, por ejemplo, el costo anual sería entre $2.500 y $5.000. En el resto de Sudamérica, el costo promedio sería aproximadamente $1.000 dólares más alto”, calculan.

Asumen un hipotético caso en el que un millón de venezolanos huyen del país en 2018 y que la mitad llegaría a Colombia, mientras que la otra mitad se esparciría por el resto de Sudamérica. “En este caso, el costo total de reasentar a estos refugiados por un año estaría entre $2.800 y $5.200 millones”.

Concluyen que “dado el fracaso absoluto hasta el momento de todos los esfuerzos para solventar una restauración de la democracia en Venezuela e instaurar nuevamente el orden constitucional—lo cual sería el primer paso para frenar la crisis humanitaria—lo más importante que la comunidad puede hacer en este momento es enfocarse en mitigar la crisis de refugiados y proveer ayuda financiera a los países receptores”.

Comentarios