Crecen protestas internas en Google por proyectos en China

// AFP

Crecen protestas internas en Google por proyectos en China



Google intentaba el viernes contener la ira de un creciente número de empleados en el mundo que desde hace varios días expresan su molestia por las pruebas para adaptar su motor de búsqueda a los requisitos de la censura en China, afirmó el sitio The Intercept.

Frente a la censura y los ciberataques chinos, Google retiró su motor de búsqueda de ese país en 2010 y muchos de sus servicios se vieron bloqueados en la segunda economía del mundo.

El jueves, un empleado de Google confirmó a la AFP que la compañía californiana estaba ensayando un motor de búsqueda que cumple con los requisitos de las autoridades chinas, para disgusto de los empleados de la firma y de activistas de derechos humanos.

Según señaló The Intercept el viernes, citando fuentes de la compañía, el grupo cerró a los empleados el acceso a los documentos relacionados con el proyecto «Dragonfly» después de filtraciones a la prensa.

«Hubo un silencio total de la jerarquía, lo que hace que mucha gente se sienta descontenta y asustada», señaló un empleado que no quiso revelar su nombre.

Agregó que los foros de discusión internos hablan mucho sobre el tema y que la gente está «f-u-r-i-o-s-a».

El gigante tecnológico no respondió en lo inmediato a los intentos de consulta de la AFP.

No es la primera vez que Google debe afrontar una situación como esta.

Miles de empleados de la compañía firmaron meses atrás una carta en la que reclamaban «quedar por fuera del negocio de la guerra», aludiendo a un contrato entre la compañía y el Pentágono.

A raíz de esa protesta, el grupo se comprometió a comienzos de junio a que sus trabajos en materia de inteligencia artificial no sean nunca empleados en la fabricación de armas.

Según dijo el viernes la agencia Bloomberg, Google está en negociaciones con Tencent y otros grupos de China para proponer sus servicios en Pekín a través de data centers y servidores de empresas chinas, con el fin respetar las exigencias del gobierno del país asiático, que pretende que los datos permanezcan almacenados en su territorio.

Al no contar con data centers en China, Google debe asociarse con empresas nacionales, agregó la agencia de informaciones financieras.

Te podría interesar también