China publicará este viernes el crecimiento del segundo trimestre en un entorno tenso

// EFE


China, segunda economía mundial, dará a conocer mañana, viernes, los datos del crecimiento de su producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre, en un momento de incertidumbre para la economía global por el «brexit» y con unas relaciones cada vez más tensas con sus mayores socios comerciales.

Tras registrar una expansión del PIB del 6,7 % interanual entre enero y marzo, los indicadores económicos apuntan a una continuidad de la prolongada ralentización del gigante asiático en el periodo abril-junio, mientras proliferan las quejas de las empresas, sobre todo las extranjeras, por la falta de reformas.

Sin embargo, el primer ministro chino, Li Keqiang, avanzó este miércoles que la tasa de crecimiento del país en el segundo trimestre del año probablemente será parecida a la del primero, puesto que su economía está «básicamente estable».

Además, el dirigente chino defendió la «resistencia» y el margen de maniobra de la segunda economía mundial y reveló que se han creado 7 millones de empleos urbanos en lo que va de año, muy por encima de los objetivos del Ejecutivo.

Li hizo estas declaraciones durante la cumbre China-Unión Europea que se celebró esta semana en Pekín, donde escuchó las críticas de los dirigentes y empresarios comunitarios por la lentitud con la que el Gobierno chino está aplicando las reformas prometidas.

En junio, durante el diálogo anual China-EEUU, la delegación norteamericana planteó reivindicaciones similares.

Una de las áreas que más fricciones provoca entre China y la UE, EEUU y otras potencias comerciales son los excesos de capacidad de su industria pesada, responsable de la deflación en los precios mayoristas chinos y que también está perjudicando a compañías de otros países que operan en esos sectores.

El primer ministro reiteró el compromiso de China por abordar este «problema», pero insistió en definirlo como una cuestión de alcance internacional que, añadió, «no ha sido provocada por un país».

En la víspera de que se publiquen los datos del PIB, las bolsas chinas cerraron con resultados mixtos: pérdidas del 0,22 % en Shanghái y leves ganancias del 0,01 % en Shenzhen, mientras que en Hong Kong, el referencial Hang Seng subió un 1,12 %.

Los inversores han recibido con optimismo la moderación de la inflación china, que en junio se suavizó hasta un 1,9 %, dos décimas menos que en mayo y cuatro menos que en abril, y da margen a las autoridades para implementar estímulos monetarios.

Además, el comercio exterior del gigante asiático mejoró en el segundo trimestre los datos del primero, con un aumento del 1,2 % de las exportaciones y un descenso del 1,2 % de las importaciones para un leve alza del 0,1 % del valor total de los intercambios, aunque en mayo y junio se diluyó el impulso exportador de abril y marzo.

Junto a los datos del PIB, se darán a conocer los datos de producción industrial, comercio minorista e inversión en activos fijos, tres indicadores que, tras el fuerte repunte de marzo, también se ralentizaron en abril y mayo.

Te podría interesar también