China promete menos restricciones para las empresas extranjeras

// EFE


El primer ministro chino, Li Keqiang, animó hoy en el conocido como «Foro de Verano de Davos» a las empresas extranjeras a invertir en el país y aseguró que cada vez habrá menos restricciones para el movimiento de su capital.

«Les prometo que todos los beneficios generados en China por empresas extranjeras podrán moverse libremente dentro y fuera de China y no habrá ninguna limitación», aseguró el primer ministro en la inauguración de este foro que arrancó hoy en la ciudad de Dalian (noreste).

China quiere que las empresas extranjeras continúen generando ganancias en el país y las reinviertan, insistió Li, quien aseguró que el crecimiento económico de China está ganando nuevo impulso y «no habrá ningún aterrizaje duro» en la segunda economía más grande del mundo.

«China continuará abriendo sus mercados en los sectores de servicios y manufactura. Se reducirán las restricciones a la participación de empresas extranjeras en las empresas conjuntas (semipúblicas) y se asegurará que China seguirá siendo el destino más atractivo de inversión», apuntó.

En un ambiente internacional aunque en territorio local, China decidió responder así a las cada vez más frecuentes críticas procedentes de Estados Unidos o la Unión Europea, donde Gobiernos y empresas se han quejado reiteradamente en los últimos años de la desigualdad de acceso que las compañías extranjeras tienen en el gigante asiático frente a la apertura que las corporaciones chinas encuentran en el exterior.

Desde el exterior se quejan además de que Pekín lleva tiempo prometiendo muchas reformas que permitan una mayor apertura pero se desarrollan a un tiempo muy lento o no llegan a concretarse, por lo que las compañías extranjeras todavía están en una clara desventaja frente a las del gigante asiático.

Desde hace años, tanto Estados Unidos como la Unión Europea están negociando con China tratados bilaterales de inversiones, con los que Washington y Bruselas esperan mejorar las condiciones de acceso al mercado chino de sus empresas.

Sobre las políticas monetarias y fiscales, Li explicó que el Gobierno chino mantendrá políticas macroeconómicas estables, una política monetaria prudente y una política fiscal proactiva, para garantizar claridad y estabilidad en los mercados financieros.

En cuanto a los posibles riesgos, China, aseguró Li, es plenamente capaz de contener los riesgos del mercado financiero y evitar los riesgos sistémicos.

Pese al temor del propio Gobierno a que en 2017 se produjera una desaceleración, los últimos datos macroeconómicos publicados en abril señalan que la economía china creció un 6,9 % interanual en el primer trimestre, una décima más que lo previsto por analistas y que lo registrado en el último cuarto de 2016.

Durante este año Pekín quiere continuar la reforma de su modelo de crecimiento y calcula que crecerá sólo en torno al 6,5 %.

Sin embargo, hace unas semanas el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el crecimiento será del 6,7 % aunque instó a China a acelerar las reformas del sector financiero y de las empresas estatales si quiere consolidar su crecimiento.

El foro, que busca ser la alternativa asiática al Foro de Davos (Suiza), se celebra de forma alternativa entre las ciudades chinas de Dalian y Tianjin y en esta edición tiene el título de «Lograr crecimiento inclusivo en la IV Revolución Industrial».

Entre hoy y mañana se espera la asistencia de unas 1.500 personas entre políticos, funcionarios, empresarios, académicos y representantes de medios de comunicación procedentes de más de 90 países.

Te podría interesar también