Certificados de ahorro en oro rindieron 162% en tres meses

Jean Carlos Manzano / @jeanmanzano

Certificados de ahorro en oro rindieron 162% en tres meses

El rendimiento de los certificados en oro rindieron 162% en sus primeros tres meses, impulsados por la devaluación del bolívar, mientras la inflación solo entre septiembre y noviembre acumuló 1.9201,%, una muestra de cómo el alza de los precios hace imposible el ahorro promovido por el gobierno de Nicolás Maduro.

El Banco Central de Venezuela (BCV) comenzó a vender hace tres meses los certificados de ahorro respaldados por lingotes de oro de 1,5 gramos y 2,5 gramos, cuyo valor depende del precio internacional del metal y la tasa de cambio oficial.

Los primeros de instrumentos se comenzaron a vender el 03 de septiembre a un valor de BsS 3.555,54 (el de 1,5 gramos), por lo que una persona que lo adquirió ese día recibiría hoy BsS 9.328,01, si liquidara su inversión.

Estos certificados no son negociables y tienen un año de vigencia. El comprador nunca recibe el ligote de oro que respalda al papel.

Los certificados de ahorro en oro comenzarán a pagar sus amortizaciones trimestrales, por lo que, por ejemplo, una persona que compró uno de estos instrumentos el primer día de venta, recibirá BsS 2.332 como primer pago de inversión (capital más rendimiento).

Con ese dinero se compraba en la primera semana de septiembre, unos 27 kilos de pollo. Esta semana solo alcanza para 2,5 kilos, de acuerdo con los precios recopilados por monitoreo semanal de Banca y Negocios.

El alza de 162% que reportan estos instrumentos se debe principalmente al incremento de la tasa de cambio que pasó de BsS 85,87 el miércoles pasado a BsS 151,64 en la subasta de este lunes. En tanto, el precio internacional del oro varió apenas 1,9% en los primeros tres meses vida de los certificados.

El gobierno ha insistido en que los venezolanos adquieran estos papeles e incluso la semana pasada publicó un decreto en el que obliga a las cajas de ahorro a usar un mínimo de 20% del dinero aportado por patronos y trabajadores para la compra de los certificados.

Venezuela traviesa una severa crisis económica y transita ya un año en hiperinflación que ha anulado la capacidad de ahorro de la población.

Te podría interesar también