Canciller español Borrell asume diplomacia europea con Venezuela en la agenda

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Canciller español Borrell asume diplomacia europea con Venezuela en la agenda



Con una nueva composición en la Eurocámara, los altos cargos de la Unión Europea cambian de titulares y el hasta ahora canciller español, Josep Borell, se convertirá en el alto representante para la Política Exterior de la comunidad, en sustitución de la italiana Federica Mogherini, lo que no debería significar un cambio de estrategia de la entidad sobre cómo resolver la crisis venezolana, pero sí un ostensible cambio de estilo.

Borrell no es un radical anti Nicolás Maduro y sus posiciones en España, aunque se han inclinado institucionalmente hacia Juan Guaidó, son claramente proclives a generar un diálogo político sobre cualquier otra consideración y, además, marcan una clara distancia con cualquier salida de facto.

Su aún jefe, el socialista Pedro Sánchez, reconoció la investidura de Guaidó como presidente interino, que se concretó el pasado 23 de enero, después de dar más de una vuelta, y estaba claro en medios españoles que el canciller Borrell no estaba muy de acuerdo, no por cercanía con las posiciones declaradamente pro chavistas del partido Podemos, sino por su empatía con las posiciones del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, también pro chavistas, pero con matices.

Según la nota que publica el portal del diario español El Mundo, Borrell «tiene experiencia como ministro de Exteriores, carrera conocida en Bruselas, buen conocimiento del continente y habla el suficiente inglés y francés, además de otros idiomas. Pero tiene 72 años, un handicap notable para un puesto que debe estar subido a un avión constantemente. Y un carácter volcánico y una lengua que se calienta muy rápido, algo que le ha costado muchas veces disgustos y que puede generar más de un problema diplomático para un servicio como el de Acción Exterior de la UE que si de algo se pasa siempre es de prudente, medido y controlado».

– Borrell, promotor del diálogo –

Borrell es catalán, republicano pero no independentista. Su nombramiento en el Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno socialista de Pedro Sánchez se interpretó como un guiño al constitucionalismo de centro, mientras que, por otro lado, el mandatario encumbraba a Meritxell Batet, una catalana más proclive a la autodeterminación, como titular de Política Territorial y Función Pública.

A pesar de su fama de peleón y mercurial, Borrell es un político veterano y con capacidad para negociar; pero es posible que la oposición y el presidente venezolano reconocido por España, Juan Guaidó, no encuentren una caja de resonancia tan clara como lo fue Mogherini. Pero, no será Borrell quien determine la política exterior de la UE sobre Venezuela, sino el parlamento continental.

Un caso llamativo es el de Alemania, donde, por un lado, la canciller Angela Merkel reconoce al representante de Guaidó, Otto Gebauer, con un rango diplomático de «representante personal», mientras por el otro acuerda con la administración Maduro el regreso del embajador Daniel Kriener a Caracas, después de haber sido expulsado en marzo por injerencia indebida en los asuntos de Venezuela.

Borrell será un gran promotor del diálogo con la mediación del gobierno de Noruega, un escenario que gusta a todos en Europa y también a Rusia. El asunto es que también gusta mucho al gobierno de Nicolás Maduro, mientras que la oposición está dividida.

La posición personal del presidente de la AN y mandatario interino, Juan Guaidó, es de reticencia; es evidente que no le gusta la idea de un diálogo que suponga mantener a Maduro en el poder, pero puede ser que no exista más remedio.

Junto con Borrell, la alemana Ursula Von der Leyen será la primera mujer en presidir la Comisión Europa, el poder ejecutivo de la UE, y el primer ministro belga Charles Michel encabezará el Consejo Europeo.

Te podría interesar también