Calidad de vida y el manejo de las finanzas personales

// *Por Lic. Jose Guarino


En nuestros colegios, escuelas nos enseñan a sumar, restar, multiplicar y dividir. Aprendemos también de geografía, lengua y dibujo, entre muchas otras cosas importantes para nuestro desarrollo personal. Sin embargo, muy pocas personas tienen la oportunidad de aprender los fundamentos de la que será una de las habilidades más importantes en sus vidas: el manejo de sus finanzas personales. Utilizamos dinero y tarjetas de crédito, compramos y vendemos bienes o nos endeudamos sin saber realmente si nuestras decisiones financieras nos permitirán alcanzar o no las metas que nos hemos trazado en la vida.

La mayoría de las personas tenemos un conocimiento aproximado, muchas veces vago, de cuantos recursos financieros generamos y cuanto de esos recursos gastamos. Si estamos empleados, podemos saber con bastante exactitud a cuanto asciende nuestro paquete anual y como se distribuyen los pagos a lo largo del tiempo. Según los especialistas  en finanzas conductuales, interesados en comprender la conducta de las personas en el movimiento de sus finanzas, la toma de decisiones financieras, las cuales se han estudiado y llegado a la conclusión de que somos en este aspecto extremadamente irracionales, por lo tanto es muy difícil saber cómo y en que gastamos nuestro dinero. Es fácil recordar gastos como el alquiler de un apartamento o el pago de la cuota de vehículo, sin embargo, la lista de bienes y servicios en la que gastamos nuestro dinero es increíblemente larga y, en realidad, a menos que llevemos con mucho detalles las cuentas no sabremos exactamente a cuánto ascienden nuestros gastos.

Ahora bien, aterricemos esta realidad con lo que vivimos en nuestro País Venezuela; donde estamos bajo una situación económica bastante compleja, producto de una serie de distorsiones que se han venido incrementado como resultado de muy prolongados controles de Precios, Cambiario, Tasas de Interés, entre otros; que se han impuesto a la economía. Así mismo, esto trae como consecuencia una presión inflacionaria ascendente de forma continua, así mismo la Liquidez Monetaria, crece en proporciones descontroladas, mientras que la oferta de bienes y servicios, se encuentra muy por debajo de satisfacer la demanda, por ende poder  sobrevivir a una crisis y aprovechar las oportunidades es el fin último para nosotros los venezolanos.

“Creería en Dios si me enviase una señal clara, como ingresar dólares en mi cuenta en un banco suizo”. Woody Allen.

En medio de una crisis, y especialmente en la fase de pánico e histeria, es más difícil actuar de forma racional, pero no hay nada mejor que analizar los acontecimientos de forma serena. Una crisis es el momento donde una mala decisión puede ser nefasta y, en cambio, es cuando suelen presentarse las grandes oportunidades.

El Ahorro, consumo e inversión.

Uno de los temas claves es qué parte de los ingresos ha de destinarse al consumo y qué  parte ha de ir al ahorro o inversión. Por ahorro entenderíamos los recursos que se emplean en depósitos bancarios, por ejemplo. Y también el dinero que posteriormente se invertiría. Por inversión entenderíamos el dinero destinado a la compra de vivienda, de vehículo o de acciones de empresas por ejemplo.

En general se considera adecuado destinar al ahorro alrededor del treinta a cuarenta por ciento de los ingresos totales, lo cual resulta muy complicado de aplicar hoy día en Venezuela, donde la sobrevivencia financiera es la prioridad dado que los ingresos familiares se ubican muy por debajo de los gastos de las familias, además que la inexistencia de instrumentos financieros es importante, dado que los rendimientos reales en nuestro país, son negativos, es decir, la inflación supera con creces los rendimientos ofrecidos por cualquier instrumento.

Es por esto que nos detenemos para hacer mención especial a las Inversiones Financieras, y si tomando como ejemplo el Actual Mercado Bursátil en Venezuela, el cual en los últimos 5 años, un Titulo Valor, por ejemplo acciones de Mercantil Servicios Financieros, ha rendido el 38.872 % en Bs, numero nada despreciable, comparado con la Inflación Acumulada, Variación en el Tipo de Cambio; etc., convirtiéndose en un instrumento de cobertura en bolívares.

Si bien, en principio, no existe una estrategia que sea infalible y que garantice que siempre se puede ganar con las inversiones financieras y, en especial, en bolsa, de todas formas, existe un cierto consenso en que a largo plazo es más rentable invertir en Renta Variable (Acciones) que en Renta Fija (Bonos), Deuda Pública, Letras del Tesoro, depósitos bancarios….

Sin embargo, en función del perfil del inversor, sus necesidades a corto y largo plazo, es conveniente distribuir adecuadamente los recursos. En la medida que el inversor sea más conservador, privilegiara dentro de su estrategia de inversión a la Renta Fija y los depósitos bancarios; en cambio, cuando el perfil es de mayor riesgo, el peso de las acciones aumentará.

Como conclusión, y aunque parezca paradójico, para algunos una quimera, debemos contar con una cultura financiera sólida, que se convierta en un valor personal-familiar, el del manejo de las finanzas personales, y dentro del mismo no solo controlar de manera detallada los ingresos y gastos, lo cual ya es un excelente inicio, sino que debemos pensar, sentirnos y hacernos inversionistas, si !Dentro de nuestra Venezuela actual¡, entendiendo el contexto donde cada día es más complejo acceder a divisas a precios de mercado lógicos dentro de la premisa de formación de precios, es decir libre oferta y demanda.

*MsC en administración mención Gerencia de Finanzas (Unimet). Twitter: Jose_I_Guarino

Te podría interesar también