Caída de la producción venezolana le abre espacio al fracking

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Caída de la producción venezolana le abre espacio al fracking



La caída de la producción petrolera venezolana está abriendo un espacio para que el crudo proveniente del fracking se incremente, sin causar los efectos que impactaron los precios hace unos años.

La producción petrolera estadounidense llegó a 10,038 millones de barriles de crudo al día en noviembre y la mitad es obtenida mediante la técnica de fracking, según datos de la Agencia de la Energía de EEUU (EIA, por sus siglas en inglés)

Un análisis del Commerzbank, citado por El Economista, señala que el hecho de que EEUU haya superado tan rápido la barrera de los 10 millones de barriles al día «debería ser un problema para la Opep porque la intensa subida de la producción causará que el bombeo de crudo externo al cartel aumente más rápido que la demanda global».

Sin embargo, los futuros de petróleo se mantienen estables y los países que lideran la producción en la Opep no parecen muy preocupados al ver que el bombeo en EEUU toque máximos desde 1970. La difícil situación económica que atraviesa Venezuela está hundiendo la industria petrolera del país y con ella la producción de crudo, compensando de forma holgada el crecimiento en EEUU.

Por su parte, analistas de ING señalan que «Venezuela ha sido la estrella de los recortes. Como parte del acuerdo (en la Opep), el país se comprometió a recortar la producción en 95.000 barriles al día hasta los 1,97 millones de barriles diarios. Sin embargo, en 2017 la media de producción ha sido de 1,93 millones diarios».

A pesar de que el ministro de Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Manuel Quevedo, aseguró que recuperarán la producción este año para llevarla a unos 2,4 millones de barriles diarios, hay concenso entre analistas y firmas en proyectar que la caída podría prolongarse o incluso incrementarse, permitiendo que el precio del crudo suba a medida que los inventarios siguen disminuyendo a nivel mundial.

«Es el reflejo de la lenta muerte que se está viendo en la industria del país. Los bajos niveles de inversión, la falta de maquinaria adecuada, la escasez de personal cualificado y los bajos precios del crudo en los últimos años han sido un desastre para el país», indica un reporte de ING.

Agregan que «desafortunadamente, creemos que el país continuará viendo como baja su producción este año». Estas carencias y penurias en Venezuela suponen las alegrías de otros miembros de la OPEP, «que cubrirán con su petróleo cualquier déficit que deje Venezuela en el futuro». Y también para la actividad del fracking en Estados Unidos.

 

Te podría interesar también