BCV difunde elementos de identificación y seguridad de los nuevos billetes

// NP


Para brindarle plena confianza a la ciudadanía, este 16 de enero especialistas del Departamento de Investigaciones del BCV dictaron el taller «Identificación y detección de elementos de seguridad de los nuevos billetes», en la sede del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz. 

El director del BCV, José Khan, destacó que la actividad es parte del esfuerzo coordinado del instituto emisor con los entes del Estado, a fin de que funcionarios públicos transmitan al público general los conocimientos para corroborar la autenticidad de las especies monetarias. Asimismo, enfatizó: “Se está cumpliendo con el compromiso adquirido con el país y las nuevas denominaciones se incorporan de manera progresiva”.

Seguridad de última generación

Los billetes que conforman la ampliación del cono monetario se emiten en un papel con propiedades exclusivas, de textura firme y resistente, que posee fibrillas multicolores dispersas, algunas perceptibles a simple vista y otras bajo luz ultravioleta. Asimismo, tienen marca de agua y electrotipo; fondo antiescáner que dificulta la copia o impresión digital; microtextos; registro perfecto complejo; hilo de seguridad intercalado; marca para personas con discapacidad visual; imagen visible bajo luz fluorescente; impresión tipográfica fluorescente y magnética; imagen latente e intaglio, ambas sensibles al tacto.

Como elemento de seguridad adicional, los de 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares tienen tinta ópticamente variable, que cambia de color con la incidencia de luz.

Por su parte, entre las características distintivas de las monedas destacan la efigie de Simón Bolívar; las ocho estrellas y líneas onduladas que representan las franjas de la Bandera nacional; la denominación del numerario; el Escudo de la República; el país emisor y el año de acuñación.

La ampliación del cono monetario consiste en la entrada en circulación de seis nuevos billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares; y monedas de 10, 50 y 100 bolívares. Estas nuevas especies se suman a las que circulan en el país desde 2008.

La medida facilita el uso de menor cantidad de numerario para realizar una transacción en efectivo y, por lo tanto, representa una mayor comodidad para la población. Además, minimiza los costos de producción y reposición para el Estado venezolano, así como el traslado por parte del sistema bancario nacional.

Te podría interesar también