Barclays y Nomura ven cada vez más frágil la gobernabilidad en Venezuela

Banca y Negocios @bancaynegocios

Barclays y Nomura ven cada vez más frágil la gobernabilidad en Venezuela

La gobernabilidad en Venezuela es cada vez más frágil y el apagón que todavía afecta a varias partes del país, solo agrava aún más la situación económica y humanitaria, de acuerdo con análisis de los bancos de inversión Barclays y Nomura, que insisten en la inminencia de un cambio de régimen.

«El continuo colapso de los servicios públicos y la oferta de bienes indica que el escenario de implosión (…) podría estar en progreso. Los riesgos son elevados, a medida que el país se acerca a un nivel de ingobernabilidad que podría implicar serias consecuencias indeseables, convirtiendo una situación que era insostenible en una que es insoportable», señala Barclays.

La firma inglesa asegura que «el costo elevado de mantener el status quo aumenta la posibilidad de una fractura en un régimen que ya es frágil en lo que parece ser la etapa final de este proceso político».

Por su parte, el banco de inversión japonés Nomura cuestiona que el apoyo ideológico de Cuba, más el estamento militar corrupto, las fuerzas represoras y los colectivos sean suficientes para mantener a Nicolás Maduro en el poder y va más allá al preguntarse cómo se podrán desmantelar en un escenario de transición.

«(La situación) podría volverse cada vez más complicada si el régimen de Maduro y la élite gobernante continúan resistiendo la crisis económica, aunque parece improbable, ya que las facciones gobernantes corruptas deberían ser altamente sensibles al estrés del flujo de efectivo, mientras que las facciones ideológicas deberían quedar cada vez más marginadas», apunta Nomura.

Barclays alerta sobre los efectos de los cortes de electricidad en la producción petrolera y señala que «en el pasado, las interrupciones más pequeñas y más cortas en estos servicios han provocado disminuciones en la producción de petróleo de más de 100.000 barriles diarios (bd) en un mes. En este caso, el efecto podría ser mucho mayor, ya que es probable que acelere la pérdida de 700.000 bd que esperábamos después del anuncio de las sanciones en enero, en una tendencia hacia alrededor de 500.000 bd de producción».

«La debilidad del gobierno es cada vez más evidente. No se ha podido proporcionar una actualización sobre la situación o una explicación clara de la causa del apagón (…)  Maduro permanece en el palacio presidencial, tratando de proporcionar un sentido de normalidad que está ausente en las calles (…) Los esfuerzos parecen concentrarse en tratar de preservar el orden público, que podría ser cada vez más difícil de mantener si la situación continúa deteriorándose», agregan.

En el estado Zulia donde en buena parte no se ha restablecido la electricidad desde el jueves, ya se han suscitado numerosos saqueos. Unas 150 tiendas fueron saqueadas en el centro comercial Sambil de Maracaibo y Alimentos Polar reportó pérdidas por Bs 18.600 millones tras la embestida de turbas a cuatro de sus instalaciones.

«Incluso si se restablece el servicio eléctrico en los próximos días, el suministro de bienes continuará deteriorándose y las tensiones probablemente aumentarán aún más», señala Barclays.

La firma inglesa observa que «la voluntad de las masas podría comenzar a superar a las fuerzas de seguridad, o un alto riesgo de que esto suceda podría presionar (a los militares) a exigirle a Maduro que se vaya. La insostenibilidad de la situación actual podría llevarlos a tomar acciones que hasta ahora no han podido».

«Los militares ahora enfrentan no solo el riesgo de una violencia generalizada, sino también el riesgo de que si la crisis se intensifica, su capacidad para negociar y el poder para gestionar la transición podrían reducirse, dejándolos con menos influencia en una situación posterior a la transición», apuntan Barclays.

Te podría interesar también