Así fue el último debate entre Clinton y Trump

// Reuters


El candidato republicano Donald Trump dijo el miércoles que podría rechazar el resultado de la elección presidencial de Estados Unidos si pierde el 8 de noviembre, un desafío sin precedentes a una piedra angular de la democracia de ese país.

Durante el último de los tres debates entre el empresario de Nueva York y su rival demócrata, Hillary Clinton, el moderador Chris Wallace le preguntó a Trump si esto significaba que no se comprometía a una transición pacífica del poder.

«Lo que estoy diciendo es que les diré en su momento. Los mantendré en suspenso. ¿Okay?», respondió Trump.

Clinton, ex secretaria de Estado estadounidense, dijo que el comentario de Trump era «horrible».

«Esa no es la forma como funciona nuestra democracia», sostuvo. «Hemos tenido elecciones libres y justas. Hemos aceptado los resultados cuando podrían no habernos gustado. Y eso es lo que debería esperarse de cualquier persona que se presente en un escenario de debate durante las elecciones generales», agregó.

Trump, de 70 años acusó a la campaña de Clinton de orquestar una serie de acusaciones de mujeres que dijeron que el millonario realizó avances sexuales indeseados en su contra y dijo que tanto ella como el presidente Barack Obama estaban detrás de los disturbios en sus mítines.

Clinton, de 68 años, dijo el propio Trump había incitado a la violencia, menospreciado a las mujeres y que representa un peligro para Estados Unidos.

DEBATE SOBRE LA MUJER

Trump dijo que todas las historias sobre delitos sexuales eran «totalmente falsas» y afirmó: «Nadie tiene más respeto por las mujeres que yo, nadie».

Clinton dijo que las mujeres dieron un paso al frente después de que Trump declaró en el último debate que nunca había realizado avances sexuales indeseados. En un video del 2005, el millonario fue grabado mientras se jactaba de manosear a mujeres en contra de su voluntad.

«Donald cree que desprestigiar a las mujeres lo hace más grande. Él ataca su dignidad, su autoestima y yo no creo que exista una mujer en alguna parte que no sepa cómo se siente eso», declaró Clinton. Ella citó a otras minorías que han sido blanco de los ataques de Trump.

«Este es un patrón. Un patrón divisorio, una visión muy oscura y, en muchas formas, muy peligrosa de nuestro país, en la que él incita a la violencia, donde aplaude a la gente que empuja, tira y golpea en sus mítines. Estados Unidos no es eso», sostuvo.

Trump llegó al debate buscando revertir su caída en los sondeos de opinión. El magnate ha generado preocupaciones debido a sus afirmaciones de que la elección será manipulada en su contra, y ha instado a sus partidarios a vigilar los centros de votación para evitar fraudes.

Los dos rivales en la carrera a la presidencia sostuvieron duros intercambios sobre el aborto, el derecho a la posesión de armas y la inmigración durante el debate de 90 minutos.

El peso mexicano, visto como una medida de las perspectivas de Trump, repuntó a su nivel más alto en seis semanas al final del debate, lo que sugiere una confianza cada vez mayor de los inversores en una victoria de Clinton.

Un sondeo inmediato de CNN dijo que el 52 por ciento de los consultados pensaba que Clinton ganó el debate, mientras que el 39 por ciento vio a Trump como el vencedor.

 

Te podría interesar también