Arabia Saudita mostró los efectos de los ataques en las plantas atacadas

// EFE

Arabia Saudita mostró los efectos de los ataques en las plantas atacadas


El Gobierno saudita permitió una inusual visita a periodistas, incluidos extranjeros, a las plantas de Khurais y Abqaiq, que fueron atacadas hace una semanas con drones y misiles, para mostrar el estado en que quedaron sus instalaciones.

Los periodistas invitados pudieron comprobar el destrozo en algunas partes de las refinerías tras los ataques, detrás de los que, según Washington y Riad, estuvo Irán.

Medios locales mostraron imágenes de algunas de las estructuras dañadas, como una torre de estabilización de crudo completamente quemada, y a operarios trabajando en la recuperación de las plantas, en el caso de Abqaiq, considerada la instalación con mayor capacidad en el mundo para mejorar crudo pesado.

Los representantes de Aramco indicaron que 110 contratistas fueron evacuados de Abqaiq tras el ataque sin que ninguno sufriera heridas, y aseguraron que la actividad de la planta fue restablecida 24 horas después.

El ministro de Defensa saudita presentó esta semana pruebas de que el ataque contra ambas instalaciones el pasado día 14 provino del norte y no de Yemen, en el sur, como habían dicho los rebeldes hutíes, que reivindicaron desde el primer momento la acción.

Según las autoridades saudíes, en el ataque se utilizaron 18 drones y 7 misiles crucero (3 de los cuales no llegaron a impactar) de fabricación iraní, dando por hecho que Teherán estuvo detrás.

Las autoridades saudíes no han dicho, sin embargo, que Irán fuera el lugar de lanzamiento de los proyectiles, y han anunciado una investigación con participación de expertos internacionales y de la ONU.

Te podría interesar también